domingo, 24 de enero de 2016

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 1, 1-4; 4, 14-21



Muchos han tratado de relatar ordenadamente los acontecimientos que se cumplieron entre nosotros, tal como nos fueron transmitidos por aquéllos que han sido desde el comienzo testigos oculares y servidores de la Palabra. Por eso, después de informarme cuidadosamente de todo desde los orígenes, yo también he decidido escribir para ti, excelentísimo Teófilo, un relato ordenado, a fin de que conozcas bien la solidez de las enseñanzas que has recibido.
Jesús volvió a Galilea con el poder del Espíritu y su fama se extendió en toda la región. Enseñaba en las sinagogas de ellos y todos lo alababan.
Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura. Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:
«El Espíritu del Señor está sobre mí,
porque me ha consagrado por la unción.
Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres,
a anunciar la liberación a los cautivos
y la vista a los ciegos,
a dar la libertad a los oprimidos
y proclamar un año de gracia del Señor».
Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en Él. Entonces comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír».

Palabra del Señor.



¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

Lucas escribe su Evangelio para que conozcamos "la solidez de las enseñanzas" que hemos recibido. Nos fiamos de Dios, si; pero no creemos a tontas y a locas lo que un iluminado nos ha querido contar. Por otra parte, para que nuestra fe sea sólida, necesitamos saber qué creemos, cómo es nuestro Dios, cuál es su proyecto para el mundo, para la humanidad... Necesitamos formarnos.
¿Qué te dice Dios? ¿qué le dices?

Jesús resume y explica su misión con las palabras de Isaías. Si alguien viera las cosas que haces cada día ¿cómo definiría tu misión en este mundo? ¿cuál te gustaría que fuera? ¿qué papel juega en tu vida Dios? ¿y los pobres y necesitados? ¿qué le dices a Dios?

Jesús no se ha inventado su misión. La ha recibido del Padre. ¿Estamos dispuestos a recibir nuestra misión de Dios o preferimos determinarla nosotros solos? ¿Qué hacemos para escuchar lo que Dios quiere de nosotros?
    "Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad"
    "Tú sabes mejor que yo lo que conviene. Háblame"
    "Perdona, Padre, nuestra falta de confianza en Ti".

El Espíritu del Señor está sobre mí,
el mismo Espíritu de Dios,
El Espíritu que une al Padre y al Hijo,
el Espíritu que animó, fortaleció y alegro la vida de Jesús.
Gracias, Señor, por el don del Espíritu, el regalo más grande que puedo recibir.
Que mi corazón esté siempre abierto para acogerlo.

El Espíritu me ha ungido,
ha iluminado mi mente,
ha llenado de amor mi corazón,
ha fortalecido mi voluntad,
me ayuda a aceptar las limitaciones propias y ajenas,
me ofrece la posibilidad de ir más allá de mi pobreza.
Gracias Señor.

El Espíritu me ha enviado,
no me encierra en ni comodidad egoísta.
Me capacita para dar la Buena Noticia a los pobres,
para anunciar a los cautivos la libertad,
y a los ciegos la vista.
Para dar libertad a los oprimidos;
para anunciar el año de gracia del Señor,
para que todos puedan sentir la misericordia y la ternura de Dios.

Señor, gracias por tu Espíritu, por contar conmigo.
Estoy dispuesto para dejarme la piel en esta misión.
Aquí estoy. Envíame.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog