domingo, 28 de febrero de 2016

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto 10, 1-6. 10-12




Hermanos:
No deben ignorar que todos nuestros padres fueron guiados por la nube y todos atravesaron el mar; y para todos, la marcha bajo la nube y el paso del mar, fue un bautismo que los unió a Moisés. También todos comieron la misma comida y bebieron la misma bebida espiritual. En efecto, bebían el agua de una roca espiritual que los acompañaba, y esa roca era Cristo. A pesar de esto, muy pocos de ellos fueron agradables a Dios, porque sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto.
Todo esto aconteció simbólicamente para ejemplo nuestro, a fin de que no nos dejemos arrastrar por los malos deseos, como lo hicieron nuestros padres.
No nos rebelemos contra Dios, como algunos de ellos, por lo cual murieron víctimas del Ángel exterminador.
Todo esto les sucedió simbólicamente, y está escrito para que nos sirva de lección a los que vivimos en el tiempo final. Por eso, el que se cree muy seguro, ¡cuídese de no caer!

Palabra de Dios.




El que se cree seguro, ¡cuidado!, no caiga. La confianza en Dios debe ser siempre una confianza fuerte y segura, pero nunca temeraria. No nos vale meternos imprudentemente en el peligro, con la ingenua esperanza de que al final Dios nos va a librar. El que ama el peligro, decía ya el proverbio latino, en él perecerá. Ayúdate y te ayudarán, decimos también nosotros, a Dios rogando y con el mazo dando. San Pablo les dice a los cristianos de Corintios que recuerden que muchos judíos murieron en el desierto, porque no agradaron a Dios. Que no se crean ellos que Dios les va salvar por el solo hecho de haber sido redimidos por Cristo. Confiemos nosotros en Dios, pero nunca con una confianza temeraria. En definitiva, como venimos diciendo, en esta cuaresma agrandemos nuestra confianza en Dios, pero sin olvidar nuestra obligación de convertirnos al Señor, con oración, con ayuno, con limosna, y luchando cada día denodadamente contra el mal.
 
Gabriel González del Estal




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog