jueves, 24 de marzo de 2016

Te quedas, Señor



En el pan, para calmar nuestra hambre espiritual.
Y, cuando te vemos partir y repartir así la hogaza,
vemos que nos amas hasta el extremo
que tu Cuerpo, se desangra y se derrama en sangre,
para que, nosotros tus amigos,
tengamos asegurado alimento en nuestro caminar.
 
Te  quedas, Señor.
Y, al quedarte entre nosotros,
lo haces como el que siempre sirve y se da.
Como el que, arrodillándose o inclinándose,
nos indica que el camino de la humildad,
es el secreto para llegarnos hasta Dios
y para mitigar penas y sufrimientos.
 
Te  quedas, Señor.
Con un amor tremendamente asombroso,
nos enseñas el valor de la fraternidad,
la clave para vivir contigo y por Ti.
La llave para, abriendo la puerta de tu casa,
contemplar que, el interior de tu morada,
está adornado con el color del amor
y con la entrega de tu Sacerdocio
o con el sacrificio de tu vida donada.
 
Te  quedas, Señor.
Para que, sin verte,
te adoremos en tu Cuerpo en tu Sangre.
Para que, al llevar el pan hasta tu altar,
nos acordemos que es signo de tu presencia.
Para que, al repartirlo entre los necesitados,
comprendamos que es sacramento de tu presencia.
 
Te  quedas, Señor.
Y nos dejas un mandamiento: ¡Amaos!
Y nos sugieres un camino: ¡El servicio!
Y te quedas para siempre: ¡La Eucaristía!
Y eres, sacerdote que ofrece.
Y eres, sacerdote que se ofrece
por toda la humanidad.
Gracias, Señor.
P. Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog