miércoles, 13 de abril de 2016

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 6, 35-40




Jesús dijo a la gente:
Yo soy el pan de Vida.
El que viene a mí jamás tendrá hambre;
el que cree en mí jamás tendrá sed.
Pero ya les he dicho:
ustedes me han visto y sin embargo no creen.
Todo lo que me da el Padre viene a mí,
y al que venga a mí
Yo no lo rechazaré,
porque he bajado del cielo,
no para hacer mi voluntad,
sino la de Aquél que me envió.
La voluntad del que me ha enviado
es que Yo no pierda nada
de lo que Él me dio,
sino que lo resucite en el último día.
Esta es la voluntad de mi Padre:
que el que ve al Hijo y cree en Él
tenga Vida eterna
y que Yo lo resucite en el último día.

Palabra del Señor.


¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

El que viene a mí no pasara hambre y el que cree en mí nunca pasará sed  –dice Jesús-. Para saciar nuestra sed de felicidad, de esperanza, de amor podemos encontrar muchas fuentes. Los malos manantiales no saciarán nuestra sed. Los buenos manantiales calmarán nuestra sed y nos recordarán que sólo Jesucristo puede saciarnos completamente.
            “Como busca la cierva corrientes de agua,
              así mi alma te busca a Ti, Dios mío”

Me habéis visto y no creéis. Nosotros no hemos visto a Cristo, pero lo hemos experimentado, lo hemos sentido... y aún así la fe flaquea.
            “Señor, fortalece nuestra fe. Cura nuestra incredulidad”

La voluntad de Dios es dar vida, darnos vida, darnos su propia vida. ¿Qué tenemos que hacer nosotros? Acercarnos a Jesús, creer en Él, vivir de acuerdo con su Palabra. ¿Qué te dice Dios? ¿Qué le dices?

Damos gracias a Jesús por ser nuestro Pan y le pedimos que también nosotros seamos pan…

Pan para saciar
el hambre
de todos.
Amasado despacio,
cocido en el horno
de la verdad hiriente,
del amor auténtico,
del gesto delicado.

Pan partido,
multiplicado al romperse,
llegando a más manos,
a más bocas,
a más pueblos,
a más historias.

Pan bueno,
vida
para quien yace
en las cunetas,
y para quien dormita
ahíto de otros manjares,
si acaso tu aroma
despierta en él la nostalgia
de lo cierto.

Pan cercano,
en la casa que acoge
a quien quiera compartir
un relato,
un proyecto,
una promesa.

Pan vivo,
cuerpo de Dios,
alianza inmortal,
que no falte
en todas las mesas ( José María Rodríguez Olaizola, sj)

Gracias por ser pan.
Haznos pan, Señor.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog