miércoles, 27 de abril de 2016

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a Timoteo 1, 13-14; 2, 1-3


Querido hijo:

Toma como norma las saludables lecciones de fe y de amor a Cristo Jesús que has escuchado de mí. Conserva lo que se te ha confiado, con la ayuda del Espíritu Santo que habita en nosotros.
Tú, que eres mi hijo, fortalécete con la gracia de Cristo Jesús. Lo que oíste de mí y está corroborado por numerosos testigos, confíalo a hombres responsables que sean capaces de enseñar a otros.
Comparte mis fatigas, como buen soldado de Jesucristo.

Palabra de Dios.



Reflexionando juntos 

 Los consejos que Pablo da Timoteo se hacen carne en Santo Toribio: siempre amable y preocupado por los más  necesitados, sobresalió por su piedad e inteligencia pastoral. Fue un evangelizador inigualable y verdadero promotor de la fe en la América española. Que podamos imitarle.

P. Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog