martes, 5 de abril de 2016

Lectura de los Hechos de los Apóstoles 4, 32-37



La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma. Nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo era común entre ellos.
Los Apóstoles daban testimonio con mucho poder de la resurrección del Señor Jesús y gozaban de gran estima.
Ninguno padecía necesidad, porque todos los que poseían tierras o casas las vendían y ponían el dinero a disposición de los Apóstoles, para que se distribuyera a cada uno según sus necesidades.
Y así José, llamado por los Apóstoles Bernabé -que quiere decir hijo del consuelo-, un levita nacido en Chipre que poseía un campo, lo vendió, y puso el dinero a disposición de los Apóstoles.

Palabra de Dios.


Reflexionando juntos

 Una de las consecuencias más visibles de la Pascua, para la primera comunidad cristiana, fue esta fraternidad tan hermosa que nos narra el texto de hoy. No es extraño que una comunidad como la de Jerusalén, en que todos ponían sus bienes en común y se preocupaban de los más pobres, atrajera la simpatía de los demás y se mostrara creíble en su testimonio. Todos soñamos con una comunidad así. Pero cuando nos fijamos cómo son nuestras comunidades cristianas hoy, no podemos menos de pensar que nuestro testimonio tendría más credibilidad si mostráramos una imagen clara de unidad y de solidaridad interna y externa, dentro y fuera de la comunidad. El testamento de Jesús en la última cena fue pedir al Padre: «que todos sean uno, como tú y yo somos uno, para que el mundo crea...». En el mundo de hoy no se entenderán otros lenguajes, pero éste sí: si se ve a alguien dispuesto a compartir con el más necesitado sus bienes, si se tiene delante a un grupo de cristianos dispuestos a trabajar por los demás, a ayudar, a solidarizarse sobre todo con los que sufren o son menos favorecidos por la vida. Y eso, en nombre del Señor Jesús, por nuestra fe en él.

P. Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog