viernes, 8 de abril de 2016

Lectura de los Hechos de los Apóstoles 5, 34-42




Un fariseo, llamado Gamaliel, que era doctor de la Ley, respetado por todo el pueblo, se levantó en medio del Sanedrín. Después de hacer salir por un momento a los Apóstoles, dijo a los del Sanedrín:
«Israelitas, cuídense bien de lo que van a hacer con esos hombres. Hace poco apareció Teudas, que pretendía ser un personaje, y lo siguieron unos cuatrocientos hombres; sin embargo, lo mataron, sus partidarios se dispersaron, y ya no queda nada.
Después de él, en la época del censo, apareció Judas de Galilea, que también arrastró mucha gente: igualmente murió, y todos sus partidarios se dispersaron. Por eso, ahora les digo: No se metan con esos hombres y déjenlos en paz, porque si lo que ellos intentan hacer viene de los hombres, se destruirá por sí mismo, pero si verdaderamente viene de Dios, ustedes no podrán destruirlos y correrán el riesgo de embarcarse en una lucha contra Dios».
Los del Sanedrín siguieron su consejo: llamaron a los Apóstoles, y después de hacerlos azotar, les prohibieron hablar en el Nombre de Jesús y los soltaron.
Los Apóstoles, por su parte, salieron del Sanedrín, dichosos de haber sido considerados dignos de padecer por el Nombre de Jesús. Y todos los días, tanto en el Templo como en las casas, no cesaban de enseñar y de anunciar la Buena Noticia de Cristo Jesús.

Palabra de Dios.


Reflexionando juntos

 Sensato razonamiento el que propone Gamaliel a sus compañeros del Sanedrín, indignados por el discurso de Pedro. Era doctor de la ley, y sabemos que fue maestro de Pablo. Era de la escuela de Hillel, conocida por su manera más liberal y una interpretación más humana y amplia de la ley. Las autoridades de Israel no se tienen que precipitar en su juicio: no vayan a oponerse a la voluntad de Dios. Por muy incómoda que sea la actitud de estos discípulos de Jesús, los miembros del Sanedrín no se deberían dejar guiar de motivaciones viscerales, sino de una sensatez hecha de fe en Dios y de prudencia humana. Los apóstoles, por su parte, siguen sorprendentemente valientes, en su propósito de seguir anunciando a Cristo Jesús, a pesar de todas las prohibiciones. Al pie de la cruz casi todos habían huido cobardemente. Ahora, después de recibir los azotes, estan «dichosos de haber sido considerados dignos de padecer por el nombre de Jesús».


P. Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog