martes, 10 de mayo de 2016

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 17, 1-11a




A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús levantó los ojos al cielo, orando así:

Padre, ha llegado la Hora:
glorifica a tu Hijo
para que el Hijo te glorifique a ti,
ya que le diste autoridad sobre todos los hombres,
para que Él diera Vida eterna
a todos los que Tú les has dado.
Ésta es la Vida eterna:
que te conozcan a ti,
el único Dios verdadero,
y a tu Enviado, Jesucristo.
Yo te he glorificado en la tierra,
llevando a cabo la obra
que me encomendaste.
Ahora, Padre, glorifícame junto a ti,
con la gloria que Yo tenía contigo
antes que el mundo existiera.

Manifesté tu Nombre
a los que separaste del mundo para confiármelos.
Eran tuyos y me los diste,
y ellos fueron fieles a tu palabra.
Ahora saben
que todo lo que me has dado viene de ti,
porque les comuniqué las palabras que Tú me diste:
ellos han reconocido verdaderamente
que Yo salí de ti,
y han creído que Tú me enviaste.

Yo ruego por ellos:
no ruego por el mundo,
sino por los que me diste,
porque son tuyos.
Todo lo mío es tuyo
y todo lo tuyo es mío,
y en ellos he sido glorificado.
Ya no estoy más en el mundo,
pero ellos están en él;
y Yo vuelvo a ti.

Palabra del Señor.



¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

La vida eterna es conocer a Dios, es saborear su amor, es gustar de su presencia, es dejarse conducir por Él, es amarle con todo el corazón, es ofrecerle todo lo que somos, todo lo que Él nos ha dado.
            “Jesús, gracias por darnos a conocer al Padre”
            “Danos tu Espíritu para que le amemos con todo el corazón”

Jesús dedicó su vida a ofrecer a las personas la vida, la vida eterna; dicho de otra manera, Jesús nació, predicó, curó, sufrió, murió y resucitó para dar a conocer el amor del Padre. Los cristianos estamos llamados a hacer lo mismo, a gritar con nuestras obras y palabras que Dios nos ama y que en Él podemos ser plenamente felices.
            “Gracias por darnos gratis el tesoro del a fe”
            “Enséñanos, Jesús a compartir nuestra fe”
            “Perdona Señor nuestra falta de testimonio, cura nuestros miedos”

Jesús reza por nosotros, se preocupa por nosotros, porque nos ama. Ojalá sintamos cada día más este amor y también nosotros nos preocupemos y recemos por los demás.

La oración de Jesús no es egoísta. Siguiendo su ejemplo, también nosotros rezamos, por nosotros mismos y por todas las personas que necesitan ayuda.

Señor,
se despierta el orbe, se levanta el mundo,
amanece y al contemplar cómo está todo y leer las noticias,
una mañana más, a mí sólo me queda decirte:
Jesús, maestro, ten compasión de nosotros.

Señor,
al iniciar esta jornada,
al examinar qué me duele,
qué no está en su sitio,
qué necesita cambio, transformación, conversión…
qué podría ser de otro modo, mejor, más bueno,
una mañana más, a mí sólo me queda decirte:
Jesús, maestro, ten compasión de nosotros.

Señor,
ahora que de nuevo nos ponemos en camino
te doy gracias por tantas cosas que tenemos,
que sabemos y que hemos logrado,
pero también me angustia, no poco,
tantas otras cosas que aún no hemos estrenado como debiéramos:
trabajo para todos, educación para todos,
agua y alimento para todos, justicia -la misma- para todos,
por eso una mañana más, a mí sólo me queda decirte:
Jesús, maestro, ten compasión de nosotros.

Señor,
en este nuevo día te pido que me colmes de pasión,
que mis pasiones sean siempre por otros y con otros,
que me compadezca de quien no puede, no tiene, no sabe, no es…
y practique con él la compasión que libera,
que dignifica y que hermana.
En esta mañana, a mí sólo me queda decirte:
Jesús, maestro, ten compasión de nosotros. Así sea.


------------------------------

Espíritu y Vida Nueva
que llenas los corazones
de esperanzas e ilusiones
que en el Amor se renuevan.

Infúndenos tu confianza
para caminar seguros
por caminos de Amor puro
por senderos de esperanza.

Para predicar el Reino
que se realiza en tu seno,
el Amor de un Padre bueno
que nos da su Amor Eterno.

Para anunciar la llegada
de la gracia que se entrega
el fin de una larga espera
la humanidad ya lograda.

Para anunciar la esperanza
donde vemos ojos tristes
pues sabemos que viniste
a fundar nuestra confianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog