martes, 17 de mayo de 2016

SALMO RESPONSORIAL 54, 7-11a. 23



R.    ¡Confía tu suerte al Señor!

¡Quién me diera alas de paloma para volar y descansar!
Entonces huiría muy lejos, habitaría en el desierto.
Me apuraría a encontrar un refugio
contra el viento arrasador y la borrasca. R.

Confunde sus lenguas, Señor, divídelas.
Porque no veo más que violencia
y discordia en la ciudad,
rondando día y noche por sus muros. R.

Confía tu suerte al Señor, y Él te sostendrá:
nunca permitirá que el justo perezca. R.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog