sábado, 28 de mayo de 2016

SALMO RESPONSORIAL 62, 2-6




R.    ¡Mi alma tien sed de ti, Señor!

Señor, Tú eres mi Dios,
yo te busco ardientemente;
mi alma tiene sed de ti,
por ti suspire mi carne como tierra sedientea, reseca y sin agua. R.


Si, yo te contemplé en el Santuario
para ver tu poder y tu Gloria.
Porque tu amor vale más que la vida,
mis labios te alabarán. R.


Así te bendeciré mientras viva
y alzaré mis manos en tu Nombre.
Mi alma quedará saciada como un manjar delicioso,
y mi boca te alabará con júbilo en los labios. R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog