viernes, 3 de junio de 2016

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma 5, 5b-11


Hermanos:

El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado. En efecto, cuando todavía éramos débiles, Cristo, en el tiempo señalado, murió por los pecadores.
Difícilmente se encuentra alguien que dé su vida por un hombre justo; tal vez alguno sea capaz de morir por un bienhechor. Pero la prueba de que Dios nos ama es que Cristo murió por nosotros cuando todavía éramos pecadores. Y ahora que estamos justificados por su sangre, con mayor razón seremos librados por Él de la ira de Dios.
Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más ahora que estamos reconciliados, seremos salvados por su vida.
Y esto no es todo: nosotros nos gloriamos en Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien desde ahora hemos recibido la reconciliación.

Palabra de Dios.



Nadie tiene amor más grande que aquel que da la vida por sus amigos. Sin embargo este amor queda superado por Cristo, cuando siendo nosotros pecadores, enemigos suyos, Él dio su vida por nosotros; y no sólo para ofrecernos el perdón y reconciliarnos con Dios, sino para hacernos hijos suyos.
No por esto podemos negar que muchas veces hemos vuelto a vagar lejos del Señor, como ovejas sin pastor. A pesar de eso el Señor no se ha olvidado de nosotros. Él continúa amándonos y esperando nuestro retorno como el Padre misericordioso, siempre dispuesto a recibirnos, a perdonarnos, a revestirnos de su propio Hijo y a hacer fiesta por nosotros, pues no quiere nuestra muerte, sino que tengamos vida, y Vida eterna, es decir, la Salvación.
El Señor nos quiere en camino, como testigos de su amor y de su misericordia. Para eso Él ha infundido su amor en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo, que Él mismo nos ha dado. Así, Él nos ha convertido en un signo vivo de su amor y de su Evangelio para nuestros hermanos.
Vivamos, pues, conforme a la Gracia recibida.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog