jueves, 30 de junio de 2016

Lectura de la profecía de Amós 7, 10-17



Amasías, el sacerdote de Betel, mandó a decir a Jeroboám rey de Israel: «Amós conspira contra ti en medio de la casa de Israel; el país ya no puede tolerar todas sus palabras. Porque él anda diciendo: "Jeroboám morirá por la espada e Israel irá al cautiverio lejos de su país"».
Después, Amasías dijo a Amós: «Vete de aquí, vidente, refúgiate en el país de Judá, gánate allí la vida y profetiza allí. Pero no vuelvas a profetizar en Betel, porque éste es un santuario del rey, un templo del reino».
Amós respondió a Amasías: «Yo no soy profeta, ni hijo de profetas, sino pastor y cultivador de sicomoros; pero el Señor me sacó de detrás del rebaño y me dijo: "Ve a profetizar a mi pueblo Israel". Y ahora, escucha la palabra del Señor.
Tú dices: "No profetices contra Israel,
no vaticines contra la casa de Isaac".
Por eso, dice el Señor:
"Tu mujer se prostituirá en plena ciudad,
tus hijos y tus hijas caerán bajo la espada;
tu suelo será repartido con la cuerda,
tú mismo morirás en tierra impura
e Israel irá al cautiverio lejos de su país"».

Palabra de Dios.


Reflexionamos juntos

 Desde siempre, los profetas verdaderos son perseguidos, porque dicen, no lo que el pueblo o sus gobernantes quieren escuchar, sino lo que ellos creen que es la voz de Dios. Por eso, tanto en el AT como en el NT, en la historia antigua y en la moderna, se les quiere hacer callar o se les destierra o se les elimina sin más. Lo cual nos enseña: Ante todo, los cristianos somos llamados a dar testimonio de Cristo y de su evangelio en medio del mundo, y tendríamos que ser valientes y diáfanos en ese testimonio, aunque resulte contra corriente y podamos ser perseguidos o mal comprendidos. Con nuestro testimonio no nos buscamos a nosotros mismos, ni las ventajas económicas o sociales. Sino que buscamos el bien de los demás, tal como lo quiere Dios, aunque nos comporte dificultades. Por otra parte, cuando alguien nos pueda decir una palabra profética, cuando alguien ejercite con nosotros ese raro y precioso servicio de la corrección fraterna, deberíamos saber aceptar su voz como venida de Dios y pensar en qué puede tener razón. Lo mismo, cuando a la Iglesia o a la humanidad una voz profética les recuerde los caminos que Dios quiere, y no los de la moda de turno. La reacción debería ser de humilde acogida, sin echar mano de las mil excusas que se nos ocurren siempre que nos dicen algo incómodo. Lo que tenemos que buscar en nuestra vida no es la comodidad o el interés propio, sino la voluntad de Dios.
 

P .Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog