jueves, 2 de junio de 2016

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a Timoteo 2, 8-15




Querido hijo:
Acuérdate de Jesucristo, que resucitó de entre los muertos y es descendiente de David. Ésta es la Buena Noticia que yo predico, por la cual sufro y estoy encadenado como un malhechor. Pero la Palabra de Dios no está encadenada. Por eso soporto estas pruebas por amor a los elegidos, a fin de que ellos también alcancen la salvación que está en Cristo Jesús y participen de la gloria eterna.
Esta doctrina es digna de fe:
Si hemos muerto con Él, viviremos con Él.
Si somos constantes, reinaremos con Él.
Si renegamos de Él, Él también renegará de nosotros.
Si somos infieles, El es fiel,
porque no puede renegar de sí mismo.

No dejes de enseñar estas cosas, ni de exhortar delante de Dios a que se eviten las discusiones inútiles, que sólo sirven para perdición de quienes las escuchan. Esfuérzate en ser digno de la aprobación de Dios, presentándote ante Él como un obrero que no tiene de qué avergonzarse y como un fiel dispensador de la Palabra de verdad.

Palabra de Dios.




¡Qué dignidad tan grande el que Dios se haya fijado en nosotros, y que nos haya llamado para que le consagremos nuestra vida! Y esto no porque haya visto algo meritorio en nosotros, sino que ha sido por pura gracia, porque esa fue su voluntad sobre nosotros.
Sin embargo esta luz que el Señor ha encendido en nosotros no puede quedarse escondida en nuestro corazón, sino que ha de iluminar la vida de todos aquellos con quienes la Iglesia entre en contacto a través de la historia.
Por eso la vida de Dios en nosotros no es sólo una gran dignidad, sino también una gran y gravísima responsabilidad, pues el Señor, al querer que todas las personas se salven, nos ha confiado a nosotros el ministerio de la reconciliación para conducirlos a todos al perdón y a la salvación.
Sostenidos por la fuerza de Dios permanezcamos fieles a Él y a la misión que nos ha confiado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog