domingo, 3 de julio de 2016

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 10, 1-12. 17-20



El Señor designó a otros setenta y dos, además de los Doce, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde Él debía ir. Y les dijo: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha.
¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni provisiones, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino.
Al entrar en una casa, digan primero: "¡Que descienda la paz sobre esta casa!" y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes.
Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; sanen a sus enfermos y digan a la gente: "El Reino de Dios está cerca de ustedes".
Pero en todas las ciudades donde entren y no los reciban, salgan a las plazas y digan: "¡Hasta el polvo de esta ciudad que se ha adherido a nuestros pies, lo sacudimos sobre ustedes! Sepan, sin embargo, que el Reino de Dios está cerca".
Les aseguro que en aquel Día, Sodoma será tratada menos rigurosamente que esa ciudad».
Los setenta y dos volvieron y le dijeron llenos de gozo: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu Nombre».
Él les dijo: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Les he dado poder para caminar sobre serpientes y escorpiones y para vencer todas las fuerzas del enemigo; y nada podrá dañarlos. No se alegren, sin embargo, de que los espíritus se les sometan; alégrense más bien de que sus nombres estén escritos en el cielo».
Palabra del Señor.



¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

Los envió de dos en dos, no los envió cada uno por su cuenta. Jesús sabe que la evangelización es difícil, los manda como ovejas en medio de lobos. De dos en dos pueden mutuamente apoyarse, animarse, revisarse, criticarse, alegrarse...
            “Gracias, Señor, por contar conmigo, por enviarme”
            “Gracias por los compañeros de camino y de misión”
            “Perdona y cura mi individualismo”
            “Dame sabiduría para reconocer las dificultades
              y fuerza para superarlas”

Decid: “Esta cerca el Reino de Dios”. Dios mismo está cerca, su amor está cerca, su perdón está cerca. Dios es un misterio de cercanía. Su cercanía es tan grande que habita en lo más profundo de cada persona.
Por consiguiente, los cristianos no llevamos a Dios a los demás, les ayudamos a que descubran la presencia de Dios en ellos mismos.
¿Qué te dice Dios? ¿Qué le dices?

No estéis alegres porque se os someten los espíritus. Estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo. No os alegréis sólo porque vuestros esfuerzos alcanzan resultados (podrían no alcanzarlos). Estad alegres sobre todo porque Dios os ama, os cuida, os perdona, os resucita... (Y Dios nunca falla).
¿Qué te dice Dios? ¿Qué le dices?

Si Jesús me llama, le diré que sí.
Quiero, Jesús mío, que esta máxima dirija mi vida.
Tú puedes llamarme también a mí,
porque llamas a cualquiera, santo o pecador, a toda edad.

Si Jesús me llama, le diré que sí.
Cuando me llames, ayúdame también a dar ese sí.
¿Por qué voy a fijarme tanto en las renuncias,
si tu amor es más grande que todos los amores?

Si Jesús me llama, le diré que sí.
En este momento mi corazón salta de gozo
al pensar que seguramente me estás llamando.
Me alegro y canto de alegría al pensar en tu elección.

Si Jesús me llama, le diré que sí.
Y Tú me llenarás de gracia y de alegría.
Y todas las renuncias me parecerán pequeñas.
Y nadie podrá quitarme mi alegría.

Si Jesús me llama, le diré que sí.
Y marcharé, dejándolo todo,
para vivir contigo,
anunciar el evangelio y expulsar demonios.

Si Jesús me llama, le diré que sí.
Y seré inmensamente feliz,
porque tendré todo tu amor
y podré dar de ese amor sin cálculo ni medida.

Llámame, Señor, para que pueda decirte que sí.

----------------------


Andar por la vida
portando tu mensaje y buena nueva;
andar erguido
a pesar de las inclemencias del camino;
andar de frente
sin temor a tormentas y huracanes;
andar tranquilos
aunque haya lobos escondidos.

Ir sin bolsa,
para aligerar la marcha;
sin monedas,
para que no hagan mella en el alma;
ligeros de equipaje,
sólo con túnica y sandalias;
pero llenos de paz
gozada y derramada.

Detener el paso
y descansar de agobios y penas;
saludar y dialogar
cada día con quienes van y vienen;
entrar en las casas
y compartir alimento y corazones;
lavarse el polvo
y cicatrizar las heridas.

Y de madrugada,
volver a salir a los caminos y a las plazas,
hacerse el encontradizo
y rozar con ternura
a los que pasan;
y agradecer el camino y sus historias
respetando
las costumbres y las sorpresas...

Cada día,
caminando por la vida
protegido por tu manto y sombra
me siento más hijo,
más discípulo, más enviado,
más ligero,
más lleno de alegría,
más encontrado.

Y regreso, muy contento,
a contarte mi aventura.

Florentino Ulibarri


4. Termino la oración   
Doy gracias a Dios por su compañía, por sus enseñanzas, por su fuerza...
     Le pido que me ayude a vivir de acuerdo con el Evangelio
     Me despido rezando el Padre Nuestro u otra oración espontánea o ya hecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog