domingo, 31 de julio de 2016

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Colosas 3, 1-5. 9-11


 

Hermanos:
Ya que ustedes han resucitado con Cristo, busquen los bienes del cielo donde Cristo está sentado a la derecha de Dios. Tengan el pensamiento puesto en las cosas celestiales y no en las de la tierra. Porque ustedes están muertos, y su vida está desde ahora oculta con Cristo en Dios. Cuando se manifieste Cristo, que es la esperanza de ustedes, entonces también aparecerán ustedes con Él, llenos de gloria.
Por lo tanto, hagan morir en sus miembros todo lo que es terrenal: la lujuria, la impureza, la pasión desordenada, los malos deseos y también la avaricia, que es una forma de idolatría. Tampoco se engañen los unos a los otros.
Porque ustedes se despojaron del hombre viejo y de sus obras y se revistieron del hombre nuevo, aquél que avanza hacia el conocimiento perfecto, renovándose constantemente según la imagen de su Creador. Por eso, ya no hay pagano ni judío, circunciso ni incircunciso, bárbaro ni extranjero, esclavo ni hombre libre, sino sólo Cristo, que es todo y está en todos.
Palabra de Dios. 


Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo… aspirad a los bienes de arriba... dad muerte a todo lo terreno que hay en vosotros… despojaos del hombre viejo y revestíos del nuevo. Estas palabras que dice san Pablo a los Colosenses son palabras claras y exigentes para todos nosotros, los cristianos. Venimos a este mundo con un cuerpo que tiene mucha inclinación al mal, porque es un cuerpo material y materialista, apegado a los bienes de la tierra. Por el bautismo hemos sido convertidos en hombres nuevos, con el alma revestida de gracia y santidad, pero el cuerpo sigue estando ahí con todas sus inclinaciones y pasiones. Cada día debemos esforzarnos para que el hombre nuevo que surgió en nuestro bautismo se parezca un poco más a Cristo. Es muy difícil vivir como hombre nuevo, como verdadero cuerpo de Cristo, y no lo seremos del todo hasta después de resucitados. Por eso, cada día debemos intentar, como nos dice el apóstol, dar muerte a todo lo terreno que hay en nosotros: impureza, pasión, codicia, avaricia, idolatría. Precisamente por eso, porque es muy difícil, debemos también pedirle a Dios todos los días, con el salmo responsorial de este domingo, que Él sea nuestro refugio de generación en generación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog