miércoles, 6 de julio de 2016

Lectura de la profecía de Oseas 10, 1-3.7-8. 12




Israel era una viña exuberante,
que producía su fruto.
Cuanto más se multiplicaban sus frutos,
más multiplicaba él los altares;
cuanto mejor le iba al país,
mejores hacía él las piedras conmemorativas.
Su corazón está dividido,
ahora tendrán que expiar:
el mismo Señor destrozará sus altares,
devastará sus piedras conmemorativas.
Seguramente dirán entonces:
«No tenemos rey,
porque no hemos temido al Señor.
Pero el rey ¿que podría hacer por nosotros?»

¡Samaría está completamente perdida!
Su reyes como una astilla
sobre la superficie de las aguas.
Los lugares altos de Aven, el pecado de Israel,
también serán destruidos;
espinas y cardos invadirán sus altares.
Ellos dirán entonces a las montañas: «Cúbrannos»,
y a las colinas: «¡Caigan sobre nosotros!»

Siembren semillas de justicia,
cosechen el fruto de la fidelidad,
roturen un campo nuevo:
es tiempo de buscar al Señor, hasta que Él venga
y haga llover para ustedes la justicia.

Palabra de Dios. 


Reflexionemos juntos

 Esta vez, el pecado del pueblo de Israel se describe con imágenes tomadas de la vida del campo. El pueblo elegido era una viña que producía frutos abundantes, pero ahora se ha convertido en campo estéril. Se han olvidado de Dios. Se han fiado de las fuerzas humanas y éstas les fallan. El único remedio es que Israel se convierta a su esposo, Dios. Que destruya las ermitas a dioses falsos que construían en las colinas y montes. Que reconozcan su culpa. De nuevo se nos interpela respecto a si somos o no idólatras, si levantamos altares a dioses falsos, si tenemos «el corazón dividido», como Israel, o sea, si decimos que seguimos a Cristo, pero en realidad hacemos más caso a este mundo y sus criterios de vida, caminando, de este modo, derechos al desmoronamiento interior. Es tiempo de escuchar al Señor y hacerle caso.

P. Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog