domingo, 14 de agosto de 2016

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 12, 49-53



Jesús dijo a sus discípulos:
Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo! Tengo que recibir un bautismo, ¡y qué angustia siento hasta que esto se cumpla plenamente!  
¿Piensan ustedes que he venido a traer la paz a la tierra? No, les digo que he venido a traer la división. De ahora en adelante, cinco miembros de una familia estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres: el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.
Palabra del Señor.


¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

Este Evangelio nos extraña. Parece que estas palabras no han podido salir de los labios de Jesús. Sin embargo, pensemos por un momento en la vida del mismo Señor: provocó divisiones: unos a su favor, otros en contra; unos lo querían con locura, otros le odiaban a muerte.

Pensemos también en la vida de los santos: su estilo de vida y sus palabras obligaban a las personas a definirse, a favor o en contra.

Si somos fieles a nuestra condición de bautizados, nos ocurrirá algo semejante. Provocaremos divisiones, aunque no queramos.

¡He venido a prender fuego,
y cuánto deseo que arda
en vosotros, mis amigos,
y en el mundo entero!

Fuego para purificar las conciencias,
calentar las entrañas frías,
cauterizar las heridas,
quemar las cargas impuestas,
iluminar las zonas oscuras,
incendiar todas las barreras,
acrisolar vuestras pertenencias
y poner en ascuas los corazones.

¡Préndenos, Señor, con tu fuego!

Fuego para calcinar las cuerdas que os sujetan
y dejaros en libertad en esta tierra;
para infundiros calor de vida
y moldear vuestros sueños y utopía;
para reducir a cenizas las murallas
y renacer con más brío de ellas;
para prender vuestras entrañas
y haceros presencia de mi buena nueva.

¡Préndenos, Señor, con tu fuego!

Fuego que aviva las mechas humeantes
y los rescoldos de toda obra buena;
que ilumina los caminos y sendas
y hace que resplandezca vuestra presencia;
que da calor de vida al mundo
e infunde brillo y atracción a la Iglesia;
que abrasa la maldad y la mentira
y hace llamear la justicia.

¡Préndenos, Señor, con tu fuego!

Mi fuego es llama y hoguera
en cumbres, valles y praderas;
horno y brasero para encuentros,
tertulias, cenas y acogidas;
lámpara y faro en todo momento
para quienes andan vagando;
cirio pascual fuera y dentro,
gratuito, sin precio y sin dueño.

¡Préndenos, Señor, con tu fuego!

Mi fuego arde sin consumirse,
es zarza en el desierto y el silencio,
es Espíritu abierto a todos los vientos;
levanta los ánimos decaídos,
infunde energía a los abatidos
y reconforta a los esforzados;
mi fuego es bautismo de vida,
amor que prende y enamora.

¡Préndenos, Señor, con tu fuego!

Y, a vosotros, os envío a ser fuego:
lumbre interior y antorcha en lo alto;
hoguera, horno y brasero,
llamarada incontenible y sin miedo,
volcán, rayo, incendio;
fogata de campamento y rescoldo mañanero,
faro en este mundo proceloso
y cera de mi propio cuerpo.

¡Préndenos, Señor, con tu fuego!

Acercaos a mí,
saltad la hoguera,
caminad sobre las ascuas,
arded, incendiad,
brillad, iluminad,
cauterizad las heridas...
¡Dad calor al mundo!
¡Que prenda la buena nueva!

¡Préndenos, Señor, con tu fuego!

Florentino Ulibarri


4. Termino la oración   
Doy gracias a Dios por su compañía, por sus enseñanzas, por su fuerza...
     Le pido que me ayude a vivir de acuerdo con el Evangelio
     Me despido rezando el Padre Nuestro u otra oración espontánea o ya hecha. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog