lunes, 1 de agosto de 2016

SALMO RESPONSORIAL 118, 29. 43. 79-80. 95. 102



R.    ¡Enséñame tus mandamientos, Señor!

Apártame del camino de la mentira,
y clame la gracia de conocer tu ley.
No quites de mi boca la palabra verdadera,
porque puse mi esperanza en tus juicios. R.
 

Que se vuelvan hacia mí tus fieles;
los que tienen en cuenta tus prescripciones.
Que mi corazón cumpla íntegramente tus preceptos,
para que yo no quede confundido. R.
 

Los malvados están al acecho para perderme,
pero yo estoy atento a tus prescripciones.
No me separo de tus juicios,
porque eres Tú el que me enseñas. R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog