domingo, 14 de agosto de 2016

SALMO RESPONSORIAL 39, 2-4. 18



R.    ¡Señor, ven pronto a socorrerme!
Esperé confiadamente en el Señor:
Él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor.  R.

Me sacó de la fosa infernal,
del barro cenagoso;
afianzó mis pies sobre la roca
y afirmó mis pasos.  R.

Puso en mi boca un canto nuevo,
un himno a nuestro Dios.
Muchos, al ver esto, temerán
y confiarán en el Señor.  R.

Yo soy pobre y miserable,
pero el Señor piensa en mí;
Tú eres mi ayuda y mi libertador,
¡no tardes, Dios mío!  R.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog