viernes, 16 de septiembre de 2016

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto 15, 12-20




Hermanos:
Si se anuncia que Cristo resucitó de entre los muertos, ¿cómo algunos de ustedes afirman que los muertos no resucitan?
¡Si no hay resurrección, Cristo no resucitó! Y si Cristo no resucitó, es vana nuestra predicación y vana también la fe de ustedes. Incluso, seríamos falsos testigos de Dios, porque atestiguamos que Él resucitó a Jesucristo, lo que es imposible, si los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, la fe de ustedes es inútil y sus pecados no han sido perdonados. En consecuencia, los que murieron con la fe en Cristo han perecido para siempre.
Si nosotros hemos puesto nuestra esperanza en Cristo solamente para esta vida, seríamos los hombres más dignos de lástima.
Pero no, Cristo resucitó de entre los muertos, el primero de todos.

Palabra de Dios.




Reflexionamos juntos



"¿Cómo algunos de ustedes afirman que los muertos no resucitan?". Ésta es la dificultad a la que Pablo quiere contestar: para el pensamiento griego es impensable que el cuerpo, al que desprecian y al que consideran como la cárcel del alma, pueda ser transformado para una vida nueva. Antes, Pablo reafirmaba la verdad central de la fe, que Cristo ha resucitado.
Ahora prosigue el razonamiento: nuestro destino es el mismo que el suyo. Para él, está tan íntimamente unida nuestra suerte a la de Cristo, que si nosotros no vamos a resucitar, entonces tampoco resucitó Cristo. Pero eso es absurdo: si Cristo no resucitó, todo se derrumba y no vale la pena seguir por este camino. Esta convicción, la parte central de todo nuestro credo y de la Buena Noticia que Dios anuncia a la humanidad, es la que da sentido y llena de esperanza nuestra vida: Cristo resucitó, triunfando de la muerte, y nosotros también estamos destinados, aunque no sepamos cómo, a la vida eterna, como él y con él.



P. Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog