lunes, 19 de septiembre de 2016

Lectura del libro de los Proverbios 3, 27-34



No niegues un beneficio al que lo necesite,
siempre que esté en tus manos hacerla.
No digas a tu prójimo: «Vuelve después,
mañana te daré», si tienes con qué ayudarlo.
No trames el mal contra tu prójimo,
mientras vive confiado junto a ti.
No litigues con un hombre sin motivo,
si no te ha causado ningún mal.

No envidies al hombre violento
ni elijas ninguno de sus caminos.
Porque el hombre perverso es abominable para el Señor,
y Él reserva su intimidad para los rectos.
La maldición del Señor está en la casa del malvado,
pero Él bendice la morada de los justos.
El se burla de los insolentes
y concede su favor a los humildes.

Palabra de Dios


Reflexionamos juntos

Todos quisiéramos la verdadera sabiduría, para caminar por esta vida sobre seguro, sin equivocar la dirección. Tenemos a Cristo Jesús como al Maestro auténtico, pero también nos aprovechamos de las reflexiones de esos sabios del AT que nos ayudan a caminar por el sendero de la verdadera felicidad. Las recomendaciones a una caridad concreta -sin dejar la ayuda al prójimo para mañana- y a no envidiar la suerte de los malvados, pueden resultarnos también útiles a nosotros. Claro que, al escucharlas, nos acordamos de las motivaciones más plenas que nos dio Jesús: "amense como yo les he amado"... "a mí me lo hicieron". Y nos sentimos todavía más estimulados para imitar su estilo de vida en la jornada de hoy. 


P. Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog