martes, 27 de septiembre de 2016

SALMO RESPONSORIAL 87, 2-8





R.    ¡Que mi plegaria llegue a tu presencia, Señor!

¡Señor, mi Dios y mi salvador,
día y noche estoy clamando ante ti:
que mi plegaria llegue a tu presencia;
inclina tu oído a mi clamor! R.

Porque estoy saturado de infortunios,
y mi vida está al borde del Abismo;
me cuento entre los que bajaron a la tumba,
y soy como un hombre sin fuerzas. R.

Yo tengo mi lecho entre los muertos,
como los caídos que yacen en el sepulcro,
como aquéllos en los que Tú ya ni piensas,
porque fueron arrancados de tu mano. R.

Me has puesto en lo más hondo de la fosa,
en las regiones oscuras y profundas;
tu indignación pesa sobre mí,
y me estás ahogando con tu oleaje. R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog