lunes, 24 de octubre de 2016

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso 4, 32—5. 8



Hermanos:
Sean ustedes mutuamente buenos y compasivos, perdonándose los unos a los otros como Dios los ha perdonado en Cristo.
Traten de imitar a Dios, como hijos suyos muy queridos. Practiquen el amor, a ejemplo de Cristo, que nos amó y se entregó por nosotros, como ofrenda y sacrificio agradable a Dios.
En cuanto al pecado carnal y cualquier clase de impureza o avaricia, ni siquiera se los mencione entre ustedes, como conviene a los santos. Lo mismo digo acerca de las obscenidades, de las malas conversaciones y de las bromas groseras: todo esto está fuera de lugar. Lo que deben hacer es dar gracias a Dios.
Y sépanlo bien: ni el hombre lujurioso, ni el impuro, ni el avaro -que es un idólatra- tendrán parte en la herencia del Reino de Cristo y de Dios.
No se dejen engañar por falsas razones: todo eso atrae la ira de Dios sobre los que se resisten a obedecerle. ¡No se hagan cómplices de los que obran así!
Antes, ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de la luz.

Palabra de Dios.


Reflexionamos juntos

 Para el amor a los demás tenemos dos buenos maestros, Dios Padre y Cristo Jesús. Hay otro aspecto que los cristianos deben evitar: "el pecado carnal y cualquier clase de impureza o avaricia, ni siquiera se los mencione". Los cristianos han cambiado de vida y se les tiene que notar. Buen programa. Si lo tenemos en cuenta, seguro que mejorará la calidad de nuestra vida personal y el clima de la familia o de la comunidad. Ante todo, que seamos "buenos y compasivos" y nos perdonemos unos a otros. El ejemplo más cercano lo tenemos en Cristo Jesús, que se ha entregado por todos. Eso es vivir como hijos de la luz. Además, los cristianos hemos de evitar toda indecencia e inmoralidad en las conversaciones y en la vida. Parece como si Pablo estuviera viendo, no las costumbres de su época, sino las de ahora: el lenguaje de los medios de comunicación y los espectáculos.


P. Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog