viernes, 28 de octubre de 2016

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso 2, 19-22



Hermanos:
Ustedes ya no son extranjeros ni huéspedes, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Ustedes están edificados sobre los apóstoles y los profetas, que son los cimientos, mientras que la piedra angular es el mismo Jesucristo.
En Él, todo el edificio, bien trabado, va creciendo para constituir un templo santo en el Señor. En Él, también ustedes son incorporados al edificio, para llegar a ser una morada de Dios en el Espíritu.

Palabra de Dios.



Reflexionamos juntos

 Para Pablo es importante que todos formemos un solo pueblo, un edificio unido, del que Cristo es la piedra angular, pero cuyos cimientos son también los doce apóstoles. Sólo con esas bases se puede construir algo sólido. Esto lo leemos cuando estamos recordando a Simón y Judas, dos de esos apóstoles llamados por Jesús y enviados, con la fuerza del Espíritu, a dar testimonio de su evangelio a todo el mundo.


P. Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog