sábado, 17 de diciembre de 2016

Lectura del libro del Génesis 49, 1-2. 8-10




Jacob llamó a sus hijos y les habló en estos términos:
Reúnanse, para que yo les anuncie lo que les va a suceder en el futuro:
Reúnanse y escuchen, hijos de Jacob,
oigan a Israel, su padre.
A ti, Judá, te alabarán tus hermanos,
tomarás a tus enemigos por la nuca
y los hijos de tu padre se postrarán ante ti.
Judá es un cachorro de león.
-¡Has vuelto de la matanza, hijo mío!- .
Se recuesta, se tiende como un león, como una leona:
¿quién lo hará levantar? ¡El cetro no se apartará de Judá
ni el bastón de mando de entre sus piernas,
hasta que llegue Aquél a quien le pertenece
y a quien los pueblos deben obediencia.

Palabra de Dios.


Reflexionamos juntos

Se describe la despedida de Jacob moribundo rodeado de sus seres queridos. Las palabras que dirige a sus doce hijos se consideran sagradas y proféticas, y hablan del futuro de sus hijos y sus descendientes. Leemos las dirigidas a Judá, padre de la tribu homónima, de la que nacería el Mesías. La profecía, que se remonta al tiempo de Isaías (siglos VIII-VII), es misteriosa, exalta la superioridad de Judá sobre sus hermanos por su fuerza real, similar a la de un león. Y por el «cetro» y el «bastón de mando» que ejercitará sobre las tribus de Israel y sobre todos sus enemigos. Alude a la monarquía davídica, en la que reside el cetro del Ungido del Señor, que llevará la salvación ansiada cuando el verdadero rey anunciado, a quien pertenecen el poder y el reino, domine sobre todos los pueblos. Este rey ideal y definitivo aparecerá en la figura del Mesías, del que dice el libro del Apocalipsis: «Ha vencido el león de la tribu de Judá» (5,5). El es el único poseedor del cetro de Dios, cuyo reino no es de dominio y poder, sino de servicio y amor para con todos los pueblos, que le rendirán filial obediencia.

P. Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog