sábado, 17 de diciembre de 2016

Te espero, Señor



Con María, la que no teniendo nada
al tener en sus brazos, Jesús, lo tendrá todo.
Con José, con sus dudas y sombras,
pero con respuestas después de un dulce sueño.

Te espero, Señor.
Porque, más allá de luces artificiales,
necesito de una luz más eterna e interior.
Como la de María: llena de Dios.
Como la de José: soplada por la voluntad del Creador.

Te espero, Señor.
Para ser feliz y, con tu nacimiento,
ser mejor e intentando cambiar a mejor.
Para darme, y al ver cómo tú naces,
descubrir que, es en la pequeñez,
donde siempre podré encontrar a Dios.

Te espero, Señor                 .
Con la confianza de María,
con mi corazón abierto,
para que no pases de largo.
Con la serenidad de José,
con mis pasos firmes,
para que nada me aparte de TI.

Te espero, Señor.
Ven pronto… ilumina mi camino.
No tardes…. temo  cansarme por esperarte.
Ilumina al mundo…. que dice no necesitarte.
Te espero, Señor.

P. Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog