viernes, 13 de enero de 2017

Lectura de la carta a los Hebreos 4, 1-5. 11


 
Hermanos:
Temamos, mientras permanece en vigor la promesa de entrar en el Reposo de Dios, no sea que alguno de ustedes se vea excluido. Porque también nosotros, como los que salieron de Egipto con Moisés, hemos recibido una buena noticia; pero la Palabra que ellos oyeron no les sirvió de nada, porque no se unieron por la fe a aquellos que la aceptaron. Nosotros, en cambio, los que hemos creído, vamos hacia aquel Reposo del cual se dijo:
"Entonces juré en mi indignación:
Jamás entrarán en mi Reposo".
En realidad, las obras de Dios estaban concluidas desde la creación del mundo, ya que en cierto pasaje se dice acerca del séptimo día de la creación: "Y Dios descansó de todas sus obras en el séptimo día"; y en éste, a su vez, se dice: "Jamás entrarán en mi Reposo".
Esforcémonos, entonces, por entrar en ese Reposo, a fin de que nadie caiga imitando aquel ejemplo de desobediencia.
Palabra de Dios. 



Reflexiionamos juntos

 Se nos exhorta a vivir con santo temor el tiempo presente, tendidos hacia el futuro que Dios nos ofrece: la comunión con él, su «reposo». Esta promesa hecha a Israel es, válida para los creyentes en Cristo, pero la «Buena Notocia» anunciada por Dios debe ser acogida con fe. El antiguo pueblo de la alianza se cerró el descanso del Señor precisamente por la incredulidad. Este riesgo amenaza también al nuevo pueblo de Dios: adherirse a Cristo no significa, asumir un conjunto de nociones teóricas, ni estipular de una vez para siempre un contrato ventajoso... Es, más bien, una opción dinámica que requiere un compromiso perseverante, tanto en el ámbito personal, la Palabra ha de ser constantemente innovada y llevada a la vida, como en el ámbito eclesial, ya que es en la comunidad donde ha de ser transmitida la Palabra. Ésta ha de ser acogida, además, obedeciendo con fe a cuantos la comunican. Entonces podrá caminar el nuevo pueblo de Dios en la unidad, hacia la meta indicada por el Señor.


P. Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog