domingo, 15 de enero de 2017

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto 1, 1-3



Pablo, llamado a ser Apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes, saludan a la Iglesia de Dios que reside en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús y llamados a ser santos, junto con todos aquéllos que en cualquier parte invocan el nombre de Jesucristo, nuestro Señor, Señor de ellos y nuestro.
Llegue a ustedes la gracia y la paz que proceden de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.

Palabra de Dios.


La gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre y del Señor Jesucristo sean con vosotros. Estas palabras que san Pablo dirige a la primera comunidad cristiana de Corinto, son muy apropiadas para que las dirijamos hoy nosotros a todas las personas de nuestra comunidad cristiana. La gracia de Dios y la paz de Dios son de verdad lo que más nos hace falta hoy a todas las personas del mundo. Una gracia y una paz que son fraternidad, ejemplaridad, amor incondicional a todos. Aquí, desde Betania, queremos esta gracia y esta paz para todos los habitantes del mundo y, especialmente, para todos aquellos que se acerquen hasta nosotros de la manera que consideren más oportuna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog