lunes, 6 de febrero de 2017

SALMO RESPONSORIAL 103, 1-2a. 5-7. 10. 12. 24. 35c



R.    ¡Bendice, alma mía, al Señor!

¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
Estás vestido de esplendor y majestad
y te envuelves con un manto de luz.
Afirmaste la tierra sobre sus cimientos:
¡no se moverá jamás! R.


El océano la cubría como un manto,
las aguas tapaban las montañas;
pero Tú las amenazaste y huyeron,
I escaparon ante el fragor de tu trueno. R.


Haces brotar fuentes en los valles,
y corren sus aguas por las quebradas.
Las aves del cielo habitan junto a ellas
y hacen oír su canto entre las ramas. R.


¡Qué variadas son tus obras, Señor!
¡Todo lo hiciste con sabiduría,
la tierra está llena de tus criaturas!
¡Bendice al Señor, alma mía! R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog