martes, 28 de marzo de 2017

Cuaresma ¡Estación de carga!



Abre el depósito de tu corazón.
La Palabra del Señor te llenará del combustible
necesario para seguir caminando. Él te empujará
y te guiará, incluso, por los caminos más
insospechados por ti.

Apaga el motor de tus agobios y de tus obligaciones.
El silencio o la contemplación te harán sentir
la  paz que tu mente y tu vida necesita.
No es bueno ir deprisa ni preocuparse demasiado.

No mires el “cuánto cuesta” cargarse de Dios.
A veces, lo más caro en el mundo, es lo más barato
para alcanzar la felicidad. Tal vez, con tu voluntad,
de momento es suficiente. Dios, pondrá lo demás.

Limpia el parabrisas de tu mirada.
Las imágenes que nos sacuden todos
los días nos hacen tener una visión
demasiado pesimista del mundo.

Mientras Dios, llena tu interior, disfruta
de su fuerza. Pídele que nunca te falte
su asistencia en tus decisiones, problemas
e inquietudes.

Reajusta, en estos cuarenta días, las piezas
que no encajan en tu forma de actuar, juzgar o vivir.
La Cuaresma es un buen taller para que Jesús actúe
en la complicada maquinaria que somos las personas.

No olvides el código de circulación de todo
buen cristiano: los mandamientos.
Con ellos aprenderás que, el amor a Dios,
exige contraprestación a los que nos rodean.
Pero, recuerda, aun haciendo el bien por los demás…
no olvides a Dios que es la fuente de inspiración
de la bondad.

Toma con firmeza el volante de tu vida.
No dejes que te manipulen.
Que nada ni nadie te desvíe del camino de la fe.
 Cuando tengas que parar, para.
Cuando tengas que acelerar, acelera.
Pero, ¡nunca dejes otros  tomen el timón
de tu vida por ti!

Incluye en el maletero lo imprescindible.
Cuando vamos de excursión ¿qué llevamos?
Que en estos días, previos a la Semana Santa,
aprendamos a vivir con lo esencial.
Y, lo esencial, no es lo mucho
sino aquello necesario para ser feliz.

Desde la ventana observa el paisaje;
da gracias a Dios por la vida, por el sol,
por la familia, por la iglesia.
No olvides que, Dios, nunca te abandona.

Cuando surjan dificultades; cuando tus días
sean una cuesta arriba ¡no te desesperes!
Ofrece esa penitencia, ese sacrificio
por tantas personas que no tienen posibilidades
ni cuentan con tantos medios como tú.

No dejes de lado un alimento que, en cualquier
fin de semana, no puede faltar en el equipaje
de tu chasis cristiano: la Eucaristía.
Con ella sabrás disfrutar y dar valor al domingo.
Sin ella, tu vida no tendrá mucho sentido.

Finalmente, cuando sientas el cansancio,
detente un momento. Reza a Dios.
sabedor de que Él, te puede llenar de oxígeno
y de vida, de paz y de fortaleza.
La oración es el gran combustible que,
muy pocos, saben aprovechar o encontrar.
Y, por cierto, se encuentra gratis en el silencio.

P. Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog