domingo, 5 de marzo de 2017

Decálogo Cuaresmal



1. Dejar de ver la televisión nos hará ser más objetivos,
y más reflexivos. La familia tendrá una oportunidad
para aquella palabra no dicha por falta de tiempo.

2. Olvidar unos cigarrillos contribuirá a la limpieza
de los pulmones y el riesgo de otras tantas enfermedades.

3. El hablar bien de Dios, además de estar en consonancia
con el segundo mandamiento, será signo  de cultura,
equilibrio, delicadeza y de recurso lingüístico.

4. Racionalizar los “tragos”, el vino o cualquier licor
(amén de no multiplicar la vista por dos) nos arrancará
del puro consumismo.

5. Hablar menos y rezar más puede ser un modo práctico
de conservar bien las cuerdas vocales y la salud cristiana.
La oración es el mejor cosmético para el corazón y el alma.
Un Padrenuestro al inicio del día y otro más antes del descanso
nos acercará a Dios que es nuestro Padre y a los demás
que son, por si lo hemos olvidado, nuestros hermanos.

6. Escuchar la Palabra de Dios, y no dejarnos llevar
por la última opinión de turno, dará seguridad a nuestros pasos
y proyección a nuestra vida cristiana.

7. Hacer menos gimnasia y deporte y un poco más de ejercicio
espiritual prolonga la vida, calma el flujo sanguíneo y procura un mayor
enriquecimiento personal  (eucaristía diaria, cinco minutos de oración
en una iglesia, rezo del ángelus, vía crucis, rosario, laúdes,
vísperas, contemplación)

8. Olvidarnos de tanto rostro político, divos, revistas de corazón, etc.,
y  leer, por ejemplo, el programa de Jesús de Nazaret narrado
y dibujado con letra y con sangre en los Evangelios. Nos daremos
cuenta que es el único que no engaña.

9. Recuperar el símbolo de la cruz y llevarla especialmente
en el pecho durante estos 40 días. Lejos de ser un adorno puede ser
una “pancarta” de la vida que quiere conquistar quien lo lleva colgado.

10. Perdonar las pequeñas cosas del ayer que se convierten
en permanentes sufrimientos del hoy. El perdón, entre otras cosas,
aligera peso a la conciencia y hace más feliz la vida.

¿Estamos dispuestos?

P. Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog