lunes, 6 de marzo de 2017

Lectura del libro del Levítico 19, 1-2. 11-18



El Señor dijo a Moisés:
Habla en estos términos a toda la comunidad de Israel:
Ustedes serán santos, porque Yo, el Señor su Dios, soy santo. Ustedes no robarán, no mentirán ni se engañarán unos a otros. No jurarán en falso por mi Nombre, porque profanarían el nombre de su Dios. Yo soy el Señor.
No oprimirás a tu prójimo ni lo despojarás; y no retendrás hasta la mañana siguiente el salario del jornalero. No insultarás a un sordo ni pondrás un obstáculo delante de un ciego, sino que temerás a tu Dios. Yo soy el Señor.
No cometerás ninguna injusticia en los juicios. No favorecerás arbitrariamente al pobre ni te mostrarás complaciente con el rico: juzgarás a tu prójimo con justicia. No difamarás a tus compatriotas, ni pondrás en peligro la vida de tu prójimo. Yo soy el Señor.
No odiarás a tu hermano en tu corazón: deberás reprenderlo convenientemente, para no cargar con un pecado a causa de él.
No serás vengativo con tus compatriotas ni les guardarás rencor. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor.

Palabra de Dios.


Reflexionamos juntos

Moisés le presenta al pueblo de Israel un código de santidad, para que pueda estar a la altura de Dios, que es el todo Santo. Dios quiere que seamos santos como él, que le honremos más con las obras que con los cantos y las palabras. No leamos a la ligera estos preceptos, sino examinemos más allá de las palabras, el estilo de mis relaciones con los demás. ¿Cuál es mi forma de incurrir en un robo, en una mentira, en una explotación, etc.?  Y un mandamiento que lo resume todo:”Amaras al prójimo como a ti mismo”. Uno puede sentirse libre cuando no hizo esto o aquello, pero cuando podrá decir “he amado lo suficiente”. Ayúdame, Señor, a amar, a amar sin cesar, a amar a todos…


P. Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog