lunes, 20 de marzo de 2017

Lectura del segundo libro de Samuel 7, 4-5a. 12-14a. 16

SAN JOSÉ,
ESPOSO DE LA VIRGEN MARÍA
Solemnidad

En aquellos días, la palabra del Señor llegó a Natán en estos términos:
«Ve a decirle a mi servidor David: Así habla el Señor: "Cuando hayas llegado al término de tus días y vayas a descansar con tus padres, yo elevaré después de ti a uno de tus descendientes, a uno que saldrá de tus entrañas, y afianzaré su realeza. Él edificará una casa para mi nombre, y yo afianzaré para siempre su trono real. Seré un padre para él, y él será para mí un hijo. Tu casa y tu reino durarán eternamente delante de mí, y tu trono será estable para siempre"».

Palabra de Dios.


Reflexionamos juntos

La historia recuerda a David como el rey por antonomasia. Él fue quien unir de de forma estable aunque efímera a los dos reinos tribales, Norte y Sur, y mandó levantar una capital nueva en la colina de Jebús (hoy Jerusalén) previa conquista a sus habitantes. El gran rey de Judá y de Israel consiguió paci car sus dominios y engrandecer su territorio; es verdad que hoy los historiadores reducen las pretensiones de “imperio” davídico.
Faltaba lo más importante: alojar convenientemente a Dios, que acompañaba al pueblo en el “Arca de la alianza” como “Dios peregrino”, pero que carecía de un sitio fijo noble. David quiso construir un “templo”, una “casa” de piedras para el Señor. El profeta Natán, profeta de la corte real, le disuade de esta tentación (el Templo lo construye su hijo Salomón) pero le hace una nueva promesa de parte de Dios «tu casa y tu reino subsistirán para siempre». Hay un juego de palabras: la “casa” que Dios promete a David por medio de Natán no es un edificio, sino una descendencia. David inicia la “dinastía davídica”, en la que se entroncarán y desarrollarán las promesas mesiánicas. Los edificios son temporales, mientras que la dinastía de David es “para siempre”.


P.Juan. R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog