viernes, 31 de marzo de 2017

Y... ¿cómo está tu familia?


INSTRUCCIONES
Elija una opción por cada una de las siguientes preguntas y al terminar el cuestionario verifique el apartado final para saber qué tan unida y cercana a Dios está su familia.

1. ¿Con qué frecuencia conversan como familia?
a) Todos los días.
b) Una o dos veces por semana.
c) Rara vez.
d) Nunca.

2. ¿Las manifestaciones de cariño forman parte de su vida cotidiana?
a) Siempre
b) A veces.
c) Pocas veces.
d) Nunca.

3. ¿Pueden conversar y sostener una plática sin discutir?
a) Sin ningún problema.
b) Con cierta facilidad.
c) Difícilmente.
d) Imposible.

4. ¿Aceptan los defectos de cada uno y saben sobrellevarlos?
a) Sin ningún problema.
b) Con cierta facilidad.
c) Difícilmente.
d) Imposible.

5. ¿Con qué frecuencia comparten sus preocupaciones en familia?
a) Todos los días.
b) Una vez al mes.
c) Rara vez.
d) Nunca.

6. ¿Con qué frecuencia se reúnen para celebrar algún acontecimiento familiar?
a) Por lo menos una vez cada dos meses.
b) Una vez cada seis meses.
c) Una vez al año.
d) Nunca.

7. ¿Las decisiones que afectan a la familia se toman en conjunto?
a) Siempre.
b) A veces.
c) Pocas veces.
d) Nunca.

8. Ante una adversidad o algún problema familiar, ¿cómo reaccionan?
a) Se solidarizan y apoyan todos.
b) Se interesan, pero no apoyan.
c) Sólo se informan.
d) Son indiferentes.

9. ¿Cada miembro de la familia realiza alguno de los quehaceres del hogar?
a) Siempre.
b) A veces.
c) Pocas veces.
d) Nunca.

10. ¿Cada miembro de la familia cumple sus propias responsabilidades?
a) Siempre
b) A veces.
c) Pocas veces.
d) Nunca.

11. ¿Con qué frecuencia eligen pasar tiempo juntos para divertirse en familia?
a) Todos los días.
b) Una o dos veces por semana.
c) Rara vez.
d) Nunca.

12. Cuándo salen de paseo o de vacaciones, ¿cómo lo hacen?
a) Toda la familia junta.
b) Los papás y algunos hijos.
c) Sólo los papás
d) Todos por separado.

13. Las personas ancianas en su familia son consideradas:
a) Una bendición.
b) Fáciles de sobrellevar.
c) Difíciles de sobrellevar.
d) Una carga para la familia

14. ¿Con qué frecuencia invitan a otras personas a compartir su mesa familiar?
a) Siempre.
b) Casi siempre.
c) Rara vez.
d) Nunca.

15. ¿Con qué frecuencia ayudan, como familia, a personas necesitadas?
a) Una vez por semana.
b) Una vez al mes.
c) Rara vez.
d) Nunca.

16. En las pláticas en familia, ¿qué lugar ocupa la promoción de los valores católicos?
a) Importante.
b) Más o menos importante.
c) Secundario.
d) Intrascendente.


17. ¿Cuáles son los temas que acostumbran platicar en familia?
a) Cuestiones edificantes.
b) Problemas sociales o familiares.
c) Nos quejamos de todo.
d) Criticamos a otras personas.

18. ¿Hacen oración juntos?
a) Todos los días.
b) Una vez a la semana.
c) Algunas veces.
d) Nunca.

19. ¿Con qué frecuencia asisten a Misa en familia?
a) Cada ocho días.
b) Una vez al mes.
c) Rara vez.
d) Nunca.

20. ¿Con qué frecuencia comparten su fe como familia, por ejemplo leyendo juntos la Palabra, compartiendo su experiencia de Dios o hablando de temas espirituales?
a) Siempre.
b) Frecuentemente.
c) Rara vez.
d) Nunca.

Conclusiones
Si los incisos “a” fueron mayoría. ¡Felicidades! Tu resultado es muy bueno. Se nota que Dios es el centro de tu familia y que en Él encuentran la fuente de su amor y de su unión. Procuren seguir por ese buen camino y buscar nuevas maneras de continuar creciendo juntos como católicos y como miembros de una familia llamados no sólo a amarse mutuamente sino llamados también a compartir ese amor con otros.

Si los incisos “b” fueron mayoría. Tu resultado es bueno, aunque no tan favorable como hubieras querido porque hay por allí algunos puntos que necesitan atender o reforzar para darle a su vida familiar ese empujoncito que le falta para crecer en unidad y en fe. Te sugerimos organizar actividades en familia que involucren ayudar a otros, y también dedicar más tiempo a fortalecer como familia su relación con Dios.

Si los incisos “c” fueron mayoría. Tu resultado necesita mejorar. Se nota que las preocupaciones de la vida cotidiana están afectando la unidad de tu familia y su relación con Dios. No permitan que eso suceda. Conversa con tus familiares al respecto y acuerden acciones que puedan realizar para reparar esto, en especial pasar más tiempo juntos, esforzarse por dar a cada uno de sus miembros la atención personal y el cariño que necesitan, y sobre todo, dejar que Dios ocupe el centro para que todo lo demás adquiera su justa proporción.

Si los incisos “d” fueron mayoría. Hay muchos problemas en tu familia, pero nada que no se pueda corregir con la ayuda de Dios. Lo más importante es no desesperarse, ir atacando un problema cada vez. Y por encima de todo urge mejorar su relación con Dios. Si no puedes hablarle a tu familia de Dios, háblale a Dios de tu familia. Únete con otros miembros que deseen hacerlo y encomiéndala todos los días a la Sagrada Familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog