lunes, 3 de abril de 2017

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 8, 1-11



Jesús fue al monte de los Olivos. Al amanecer volvió al Templo, y todo el pueblo acudía a Él. Entonces se sentó y comenzó a enseñarles.
Los escribas y los fariseos le trajeron a una mujer que había sido sorprendida en adulterio y, poniéndola en medio de todos, dijeron a Jesús: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés, en la Ley, nos ordenó apedrear a esta clase de mujeres. Y Tú, ¿qué dices?».
Decían esto para ponerlo a prueba, a fin de poder acusarlo. Pero Jesús, inclinándose, comenzó a escribir en el suelo con el dedo.
Como insistían, se enderezó y les dijo: «Aquél de ustedes que no tenga pecado, que arroje la primera piedra». E inclinándose nuevamente, siguió escribiendo en el suelo. Al oír estas palabras, todos se retiraron, uno tras otro, comenzando por los más ancianos.
Jesús quedó solo con la mujer, que permanecía allí, e incorporándose, le preguntó:
«Mujer, ¿dónde están tus acusadores? ¿Nadie te ha condenado?»
Ella le respondió:
«Nadie, Señor».
«Yo tampoco te condeno -le dijo Jesús-. Vete, no peques más en adelante».

Palabra del Señor.


¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

A veces somos como los fariseos y escribas. Nos dedicamos continuamente a acusar, a condenar, a hundir a las personas.... Y Jesús nos dice: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”.

En otras ocasiones nos sentimos como la mujer sorprendida cometiendo adulterio. Nos sentimos mal, por el pecado, que no nos deja ser libres, y por la crítica cruel de los demás, que no nos ayuda a liberarnos del pecado. Y Jesús nos dice: “Yo no te condeno. Anda, y en adelante no peques más”.

Estamos llamados a ser como Jesús: a poner en evidencia la hipocresía de los que sea creen justos y buenos, a ser transparencia del corazón misericordioso de Dios, a animar al que está caído, para que no peque, para que asuma otro estilo de vida, que le conduzca a la felicidad que busca.
            ¿Qué te dice Jesús? ¿Qué le dices?

Señor, también a mí me gusta acusar. Acuso a los políticos, a los curas, a la familia, a los jefes, a los compañeros, a los vecinos; a los más cercanos y a los que no conozco. Y tú me dices: "Si estás libre de pecado, tira la primera piedra". Y al oírte, tengo que bajar la cabeza y me escabullo avergonzado. Perdón, Señor. 

Jesús, a veces me siento como la mujer del Evangelio. Me acusa mi familia, mis amigos, mi conciencia… Parece que todo lo hago mal, que no sirvo para nada. Pero, cuando levanto mis ojos hacia Ti, descubro una mirada comprensiva y una voz amorosa, que me dice: "Yo no te condeno". Y tu perdón me ayuda a cambiar, a renovarme. Tú me amas, me haces feliz, me salvas.

Señor, gracias por tanto amor y por tanto perdón inmerecido. Déjame estar a tu lado, para que tu cercanía transforme mi corazón de piedra, en un corazón de carne como el tuyo, que sepa denunciar a los que hacer sufrir a los demás, que consiga comprenderme y perdonarme, comprender y perdonar, como Tú.

---------------

Tus dibujos en el suelo
han tenido un efecto sorprendente:
el círculo moralista y acusador se ha roto
y, a solas contigo,
por primera vez, me he sentido libre.

Tus dibujos en el suelo
han sido el primer espejo no engañoso
que me ha hecho ver mi rostro triste,
mi ser pobre y vacilante,
y mis miedos de siempre.

Tus dibujos en el suelo
han creado un silencio penetrante,
pues han puesto al descubierto
la trágica parodia que vivimos
cuando nos creemos diferentes.

Tus dibujos en el suelo
me han devuelto la dignidad perdida,
cuando tu dedo suave y firme,
con el polvo de siempre y mis lágrimas perdidas,
ha plasmado mi nuevo rostro sonriente.

Después te has incorporado,
serenamente has mirado mis ojos,
me has besado como nadie,
y has dicho al aire: Vete y vive; ya sabes.
Y yo no me he atrevido a abrazarte.

Pero llevo tus dibujos del suelo
tatuados en mi piel para siempre,
pues has sido el primero en aceptarme,
en amarme y perdonarme gratis
y en dejarme limpia y libre.

¡Rompedor, como siempre!

Florentino Ulibarri

--------------------

Señor, sé que me sentiré sola, sin testigos.
Me encontraré aislada, sin puentes.
Me abrumará el silencio, sin palabras.
Me dolerá el olvido, sin aplausos.
Me inquietará la duda, sin respuestas.
Me pesará la carga, sin ayudas.
Me asustará el compromiso, sin seguridades.

Pero no tengo miedo, Señor.
Tú serás mi testigo, mi puente y mi palabra.
Tú serás mi aplauso, mi respuesta y mi apoyo.
Tú serás mi refugio y amarás mi verdad desnuda.
Gracias, Señor, por tu amor, siempre fiel;
gracias por esta esperanza.

JM R. Olaizola sj (adaptación)

4. Termino la oración   
Doy gracias a Dios por su compañía, por sus enseñanzas, por su fuerza...
     Le pido que me ayude a vivir de acuerdo con el Evangelio
     Me despido rezando el Padre Nuestro u otra oración espontánea o ya hecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog