miércoles, 12 de abril de 2017

Lectura del libro de Isaías 50, 4-9a



El mismo Señor me ha dado
una lengua de discípulo,
para que yo sepa reconfortar al fatigado
con una palabra de aliento.
Cada mañana, él despierta mi oído
para que yo escuche como un discípulo.
El Señor abrió mi oído
y yo no me resistí ni me volví atrás.
Ofrecí mi espalda a los que me golpeaban
y mis mejillas a los que me arrancaban la barba;
no retiré mi rostro
cuando me ultrajaban y escupían.
Pero el Señor viene en mi ayuda:
por eso, no quedé confundido;
por eso, endurecí mi rostro como el pedernal,
y sé muy bien que no seré defraudado.
Está cerca el que me hace justicia:
¿quién me va a procesar?
¡Comparezcamos todos juntos!
¿Quién será mi adversario en el juicio?
¡Que se acerque hasta mí!
Sí, el Señor viene en mi ayuda:
¿quién me va a condenar?

Palabra de Dios.


Cada uno tiene su propia vocación; y, por tanto, Dios tiene una razón por la cual nos llamó a la vida en una época y lugar determinados. Jesús es muy consciente de esto cuando nos dice: Para esto he venido yo al mundo, para que el mundo tenga vida y la tenga en abundancia.
Aquel que quiera cumplir con su propia misión debe vivir en una continua relación personal con Dios, para que nos muestre sus caminos y haga rectos nuestros senderos. Es cierto que la fidelidad a nuestra vocación no nos lleva a seguir un camino sencillo. Se necesita no sólo tener los oídos abiertos a Dios, sino contar la Fuerza venida de lo alto para vencer nuestras flojeras, nuestros desánimos, y no dejarnos dominar por el pánico cuando alguien nos persiga o nos maldiga.
En medio de todo, hemos de saber que el Señor, que nos llamó a la vida y nos envió a trabajar por su Reino, estará con nosotros y nunca abandonará la obra de sus manos. Por eso sabemos que no quedaremos avergonzados, pues no trabajamos para nosotros mismos, sino para Aquel que por nosotros murió y resucitó.
Nuestra suerte, nuestra vida, nuestra recompensa la tiene nuestro Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog