martes, 18 de abril de 2017

¡Si! ¡Este es el Día del Señor!



En que la oscuridad, es vencida por la luz de Cristo,
donde el hombre regresa, por y con Cristo,
de la muerte que le atormenta.
Es el final feliz que da lugar a un nuevo comienzo:
¡Viviremos! ¡Resucitaremos!
La Iglesia, siglos y siglos después,
sigue engendrando hijos para Dios,
marcha hacia Cristo con el mundo y por el mundo
y, en este amanecer con sol de cielo,
siente que su fe es renovada y confirmada.

¡Si! ¡Este es el Día!
En el que sentimos que, sin ser del mundo,
Cristo por su Resurrección nos invita a vivir en la tierra,
pero con el color de la esperanza en nuestros ojos.
Caminaremos con Él, hacia Él y por Él
y, arraigados en Él, pasaremos de mano en mano esta fe.

¡Ha resucitado! ¡El Señor ha resucitado!
Este fuego nada ni nadie lo puede apagar.
Unamos nuestras manos y seamos fuertes en la fe.
Unamos nuestras voces y difundamos este acontecimiento.
Unamos nuestros caminos y que, en uno sólo,
desemboque en el lugar donde Dios nos espera:
la meta celeste, la patria celestial,
el rincón de la eterna felicidad.

¡Si! ¡Este es el Día en que el Señor se emplea y a fondo!
No es aventura que finaliza en el sepulcro,
ni corazonada o sentimiento de unas horas o de un día.
En este amanecer, el Señor, ha vuelto
para que nosotros volvamos.
Ha resucitado, para que nosotros resucitemos.
Y, su resurrección, habla el poder inmenso de Dios:
la muerte no ha vencido, no ha tenido la última palabra,
no es la protagonista del drama de Jesús en la tierra.
Ha sido absorbida y colocada
en el lugar que le corresponde,
¡Feliz Pascua de Resurrección!
¡Feliz Vida Eterna para todos!

P. Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog