lunes, 26 de junio de 2017

Lectura del libro del Génesis 12, 1-9



El Señor dijo a Abrám:
«Deja tu tierra natal
y la casa de tu padre,
y ve al país que Yo te mostraré.
Yo haré de ti una gran nación
y te bendeciré;
engrandeceré tu nombre
y serás una bendición.
Bendeciré a los que te bendigan
y maldeciré al que te maldiga,
y por ti se bendecirán
todos los pueblos de la tierra».

Abrám partió, como el Señor se lo había ordenado, y Lot se fue con él.
Cuando salió de Jarán, Abrám tenía setenta y cinco años. Tomó a su esposa Sarai, a su sobrino Lot, con todos los bienes que habían adquirido y todas las personas que habían reunido en Jarán, y se encaminaron hacia la tierra de Canaán.
Al llegar a Canaán, Abrám recorrio el país hasta el lugar santo de Siquém, hasta la encina de Moré.
En ese tiempo los cananeos ocupaban el país. Entonces el Señor se apareció a Abrám y le dijo: «Yo daré esta tierra a tu descendencia».
Allí Abrám erigió un altar al Señor, que se le había aparecido. Después se trasladó hasta la región montañosa que está al este de Betel, y estableció su campamento, entre Betel, que quedaba al oeste, y Ai, al este. También allí erigió un altar al Señor e invocó su Nombre.
Luego siguió avanzando por etapas hasta el Négueb;

Palabra de Dios.



Reflexionamos juntos

Hoy nos encontramos con el relato del llamado de Dios a Abrán, le pide que, siendo ya mayor, deje su patria, su tierra, su casa y vaya al lugar que Dios mismo le mostrará. Qué gracia especial recibió Abrán para descubrir en ese llamado la voz de Dios que le encomendaba una misión. Quizás a nuestros oídos y a nuestra inteligencia muy humana nos resulte extraño el pedido. Pero aún más extraña puede parecernos la respuesta de Abrán, quien se pone en camino sin saber a dónde iba. ¿Cómo andamos en la prontitud para lo que Dios manda? ¿Somos capaces como Abrán de dejarlo todo y emprender la marcha a dónde el Señor quiera llevarnos?

P. Juan R. Celeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog