domingo, 30 de julio de 2017

SALMO RESPONSORIAL 118, 57.72. 76- 77. 127-130



R.    ¡Cuánto amo tu ley, Señor!

El Señor es mi herencia:
yo he decidido cumplir tus palabras.
Para mí vale más la ley de tus labios
que todo el oro y la plata.  R.


Que tu misericordia me consuele,
de acuerdo con la promesa que me hiciste.
Que llegue hasta mí tu compasión, y viviré,
porque tu leyes toda mi alegría.  R.


Yo amo tus mandamientos
y los prefiero al oro más fino.
Por eso me guío por tus preceptos
y aborrezco todo camino engañoso.  R.


Tus prescripciones son admirables:
por eso las observo. .
La explicación de tu palabra ilumina
y da inteligencia al ignorante.  R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog