jueves, 25 de febrero de 2010

LA CONFIRMACIÓN



1285. Con el Bautismo y la Eucaristía, el sacramento de la Confirmación constituye el conjunto de los 'sacramentos de la iniciación cristiana', cuya unidad debe ser salvaguardada. Es preciso, pues, explicar a los fieles que la recepción de este sacramento es necesaria para la plenitud de la gracia bautismal. En efecto, a los bautizados 'el sacramento de la Confirmación los une más íntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma se comprometen mucho más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras'.

I.- La confirmación en la economía de la salvación


1286. En el Antiguo Testamento, los profetas anunciaron que el Espíritu del Señor reposaría sobre el Mesías esperado para realizar su misión salvífica. El descenso del Espíritu Santo sobre Jesús en su Bautismo por Juan fue el signo de que El era el que debía venir, el Mesías, el Hijo de Dios. Habiendo sido concebido por obra del Espíritu Santo, toda su vida y toda su misión se realizan en una comunión total con el Espíritu Santo que el Padre le da 'sin medida' [Jn 3,34 .].
1287. Ahora bien, esta plenitud del Espíritu no debía permanecer únicamente en el Mesías, sino que debía ser comunicada a todo el pueblo mesiánico. En repetidas ocasiones Cristo prometió esta efusión del Espíritu, promesa que realizó primero el día de Pascua y luego, de manera más manifiesta el día de Pentecostés. Llenos del Espíritu Santo, los apóstoles comienzan a proclamar 'las maravillas de Dios' [Hch 2,1 1 ] y Pedro declara que esta efusión del Espíritu es el signo de los tiempos mesiánicos. Los que creyeron en la predicación apostólica y se hicieron bautizar, recibieron a su vez el don del Espíritu Santo [Hch 2,38 .].
1288. 'Desde aquel tiempo, los apóstoles, en cumplimiento de la voluntad de Cristo, comunicaban a los neófitos, mediante la imposición de las manos, el don del Espíritu Santo, destinado a completar la gracia del Bautismo. Esto explica por qué en la carta a los Hebreos se recuerda, entre los primeros elementos de la formación cristiana, la doctrina del Bautismo y de la imposición de las manos. Es esta imposición de las manos la que ha sido con toda razón considerada por la tradición católica como el primitivo origen del sacramento de la Confirmación, el cual perpetúa, en cierto modo, en la Iglesia, la gracia de Pentecostés'.
1289. Muy pronto, para mejor significar el don del Espíritu Santo, se añadió a la imposición de las manos una unción con óleo perfumado [crisma]. Esta unción ilustra el nombre de 'cristiano' que significa 'ungido' y que tiene su origen en el nombre de Cristo, al que 'Dios ungió con el Espíritu Santo' [Hch 10,38 .]. Y este rito de la unción existe hasta nuestros días tanto en Oriente como en Occidente. Por eso, en Oriente, se llama a este sacramento crismación, unción con el crisma, o myron, que significa 'crisma'. En Occidente el nombre de Confirmación sugiere a la vez la 'confirmación' del Bautismo, que completa la iniciación cristiana, y el robustecimiento de la gracia bautismal, frutos todos ellos del Espíritu Santo.
1290. En los primeros siglos la Confirmación constituye generalmente una única celebración con el Bautismo, y forma con éste, según la expresión de san Cipriano, un 'sacramento doble'. Entre otras razones, la multiplicación de los bautismos de niños, durante todo el tiempo del año, y la multiplicación de las parroquias [rurales], que agrandaron las diócesis, ya no permite la presencia del obispo en todas las celebraciones bautismales. En Occidente, por el deseo de reservar al obispo el acto de conferir la plenitud al Bautismo, se establece la separación temporal de ambos sacramentos. El Oriente ha conservado unidos los dos sacramentos, de modo que la Confirmación es dada por el presbítero que bautiza. Este, sin embargo, sólo puede hacerlo con el 'myron' consagrado por un obispo.
1291. Una costumbre de la Iglesia de Roma facilitó el desarrollo de la práctica occidental; había una doble unción con el santo crisma después del Bautismo: realizada ya una por el presbítero al neófito al salir del baño bautismal, es completada por una segunda unción hecha por el obispo en la frente de cada uno de los recién bautizados. La primera unción con el santo crisma, la que daba el sacerdote, quedó unida al rito bautismal; significa la participación del bautizado en las funciones profética, sacerdotal y real de Cristo. Si el Bautismo es conferido a un adulto, sólo hay una unción postbautismal: la de la Confirmación.
1292. La práctica de las Iglesias de Oriente destaca más la unidad de la iniciación cristiana. La de la Iglesia latina expresa más netamente la comunión del nuevo cristiano con su obispo, garante y servidor de la unidad de su Iglesia, de su catolicidad y su apostolicidad, y por ello, el vínculo con los orígenes apostólicos de la Iglesia de Cristo.

II.- Los signos y el rito de la confirmación

1293. En el rito de este sacramento conviene considerar el signo de la unción y lo que la unción designa e imprime: el sello espiritual.
La unción, en el simbolismo bíblico y antiguo, posee numerosas significaciones: el aceite es signo de abundancia y de alegría; purifica [unción antes y después del baño] y da agilidad [la unción de los atletas y de los luchadores]; es signo de curación, pues suaviza las contusiones y las heridas y el ungido irradia belleza, santidad y fuerza.
1294. Todas estas significaciones de la unción con aceite se encuentran en la vida sacramental. La unción antes del Bautismo con el óleo de los catecúmenos significa purificación y fortaleza; la unción de los enfermos expresa curación y consuelo. La unción del santo crisma después del Bautismo, en la Confirmación y en la Ordenación, es el signo de una consagración. Por la Confirmación, los cristianos, es decir, los que son ungidos, participan más plenamente en la misión de Jesucristo y en la plenitud del Espíritu Santo que éste posee, a fin de que toda su vida desprenda 'el buen olor de Cristo' [cf. 2Co 2, l5 .].
1295. Por medio de esta unción, el confirmando recibe 'la marca', el sello del Espíritu Santo. El sello es el símbolo de la persona, signo de su autoridad, de su propiedad sobre un objeto -por eso se marcaba a los soldados con el sello de su jefe y a los esclavos con el de su señor-; autentifica un acto jurídico o un documento y lo hace, si es preciso, secreto.
1296. Cristo mismo se declara marcado con el sello de su Padre. El cristiano también está marcado con un sello: 'Y es Dios el que nos conforta juntamente con vosotros en Cristo y el que nos ungió, y el que nos marcó con su sello y nos dio en arras el Espíritu en nuestros corazones' [2Co 1,22 .]. Este sello del Espíritu Santo, marca la pertenencia total a Cristo, la puesta a su servicio para siempre, pero indica también la promesa de la protección divina en la gran prueba escatológica.
1297. Un momento importante que precede a la celebración de la Confirmación, pero que, en cierta manera forma parte de ella, es la consagración del santo crisma. Es el obispo quien, el Jueves Santo, en el transcurso de la Misa crismal, consagra el santo crisma para toda su diócesis. En las Iglesias de Oriente, esta consagración está reservada al Patriarca:
La liturgia siríaca de Antioquía expresa así la epíclesis de la consagración del santo crisma [myron]: '[Padre... envía tu Espíritu Santo] sobre nosotros y sobre este aceite que está delante de nosotros y conságralo, de modo que sea para todos los que sean ungidos y marcados con él, myron santo, myron sacerdotal, myron real, unción de alegría, vestidura de la luz, manto de salvación, don espiritual, santificación de las almas y de los cuerpos, dicha imperecedera, sello indeleble, escudo de la fe y casco terrible contra todas las obras del Adversario'.
1298. Cuando la Confirmación se celebra separadamente del Bautismo, como es el caso en el rito romano, la liturgia del sacramento comienza con la renovación de las promesas del Bautismo y la profesión de fe de los confirmandos. Así aparece claramente que la Confirmación constituye una prolongación del Bautismo. Cuando es bautizado un adulto, recibe inmediatamente la Confirmación y participa en la Eucaristía.
1299. En el rito romano, el obispo extiende las manos sobre todos los confirmandos, gesto que, desde el tiempo de los apóstoles, es el signo del don del Espíritu. Y el obispo invoca así la efusión del Espíritu:
Dios Todopoderoso, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que regeneraste, por el agua y el Espíritu Santo, a estos siervos tuyos y los libraste del pecado: escucha nuestra oración y envía sobre ellos el Espíritu Santo Paráclito; llénalos de espíritu de sabiduría y de inteligencia, de espíritu de consejo y de fortaleza, de espíritu de ciencia y de piedad; y cólmalos del espíritu de tu santo temor. Por Jesucristo nuestro Señor. [Ritual Romano]
1300. Sigue el rito esencial del sacramento. En el rito latino, 'el sacramento de la Confirmación es conferido por la unción del santo crisma en la frente, hecha imponiendo la mano, y con estas palabras: «Accipe signaculum doni Spiritus Sancti» [»Recibe por esta señal el Don del Espíritu Santo»]'. En las Iglesias orientales, la unción del myron se hace después de una oración de epíclesis, sobre las partes más significativas del cuerpo: la frente, los ojos, la nariz, los oídos, los labios, el pecho, la espalda, las manos y los pies, y cada unción va acompañada de la fórmula: 'Sello del Don que es el Espíritu Santo'.
1301. El beso de paz con el que concluye el rito del sacramento significa y manifiesta la comunión eclesial con el obispo y con todos los fieles."

III.- Los efectos de la confirmación

1302. De la celebración se deduce que el efecto del sacramento es la efusión plena del Espíritu Santo, como fue concedida en otro tiempo a los apóstoles el día de Pentecostés.
1303. Por este hecho, la Confirmación confiere crecimiento y profundidad a la gracia bautismal:
- nos introduce más profundamente en la filiación divina que nos hace decir 'Abbá, Padre' [Rm 8,15 .];
- nos une más firmemente a Cristo;
- aumenta en nosotros los dones del Espíritu Santo;
- hace más perfecto nuestro vínculo con la Iglesia;
- nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo, para confesar valientemente el nombre de Cristo y para no sentir jamás vergüenza de la cruz:
Recuerda, pues, que has recibido el signo espiritual, el Espíritu de sabiduría e inteligencia, el Espíritu de consejo y de fortaleza, el Espíritu de conocimiento y de piedad, el Espíritu de temor santo, y guarda lo que has recibido. Dios Padre te ha marcado con su signo, Cristo Señor te ha confirmado y ha puesto en tu corazón la prenda del Espíritu. [San Ambrosio]
1304. La Confirmación, como el Bautismo del que es la plenitud, sólo se da una vez. La Confirmación, en efecto, imprime en el alma una marca espiritual indeleble, el 'carácter', que es el signo de que Jesucristo ha marcado al cristiano con el sello de su Espíritu revistiéndolo de la fuerza de lo alto para que sea su testigo.
1305. El 'carácter' perfecciona el sacerdocio común de los fieles, recibido en el Bautismo, y 'el confirmado recibe el poder de confesar la fe de Cristo públicamente, y como en virtud de un cargo [quasi ex officio]'

IV.- Quien puede recibir este sacramento

1306. Todo bautizado, aún no confirmado, puede y debe recibir el sacramento de la Confirmación. Puesto que Bautismo, Confirmación y Eucaristía forman una unidad, de ahí se sigue que 'los fieles tienen la obligación de recibir este sacramento en tiempo oportuno', porque sin la Confirmación y la Eucaristía, el sacramento del Bautismo es ciertamente válido y eficaz, pero la iniciación cristiana queda incompleta.
1307. La tradición latina pone, como punto de referencia para recibir la Confirmación, 'la edad del uso de razón . Sin embargo, en peligro de muerte, se debe confirmar a los niños incluso si no han alcanzado todavía la edad del uso de razón.
1308. Si a veces se habla de la Confirmación como del 'sacramento de la madurez cristiana', es preciso, sin embargo, no confundir la edad adulta de la fe con la edad adulta del crecimiento natural, ni olvidar que la gracia bautismal es una gracia de elección gratuita e inmerecida que no necesita una 'ratificación' para hacerse efectiva. Santo Tomás lo recuerda:
La edad del cuerpo no constituye un prejuicio para el alma. Así, incluso en la infancia, el hombre puede recibir la perfección de la edad espiritual de que habla la Sabiduría [4,8.]: «la vejez honorable no es la que dan los muchos días, no se mide por el número de los años. Así numerosos niños, gracias a la fuerza del Espíritu Santo que habían recibido, lucharon valientemente y hasta la sangre por Cristo. [Santo Tomás de Aquino]
1309. La preparación para la Confirmación debe tener como meta conducir al cristiano a una unión más íntima con Cristo, a una familiaridad más viva con el Espíritu Santo, su acción, sus dones y sus llamadas, a fin de poder asumir mejor las responsabilidades apostólicas de la vida cristiana. Por ello, la catequesis de la Confirmación se esforzará por suscitar el sentido de la pertenencia a la Iglesia de Jesucristo, tanto a la Iglesia universal como a la comunidad parroquial. Esta última tiene una responsabilidad particular en la preparación de los confirmandos.
1310. Para recibir la Confirmación es preciso hallarse en estado de gracia. Conviene recurrir al sacramento de la Penitencia para ser purificado en atención al don del Espíritu Santo. Hay que prepararse con una oración más intensa para recibir con docilidad y disponibilidad la fuerza y las gracias del Espíritu Santo.
1311. Para la Confirmación, como para el Bautismo, conviene que los candidatos busquen la ayuda espiritual de un padrino o de una madrina. Conviene que sea el mismo que para el Bautismo, a fin de subrayar la unidad entre los dos sacramentos.

V.- El ministro de la confirmación

1312. El ministro originario de la Confirmación es el obispo.
En Oriente es ordinariamente el presbítero que bautiza quien da también inmediatamente la Confirmación en una sola celebración. Sin embargo, lo hace con el santo crisma consagrado por el patriarca o el obispo, lo cual expresa la unidad apostólica de la Iglesia cuyos vínculos son reforzados por el sacramento de la Confirmación. En la Iglesia latina se aplica la misma disciplina en los bautismos de adultos y cuando es admitido a la plena comunión con la Iglesia un bautizado de otra comunidad cristiana que no ha recibido válidamente el sacramento de la Confirmación.
1313. En el rito latino, el ministro ordinario de la Confirmación es el obispo. Aunque el obispo puede, por razones graves, conceder a presbíteros la facultad de administrar el sacramento de la Confirmación, es conveniente, por el sentido mismo del sacramento, que lo confiera él mismo, sin olvidar que por esta razón la celebración de la Confirmación fue temporalmente separada del Bautismo. Los obispos son los sucesores de los apóstoles y han recibido la plenitud del sacramento del Orden. Por esta razón, la administración de este sacramento por ellos mismos pone de relieve que la Confirmación tiene como efecto unir a los que la reciben más estrechamente a la Iglesia, a sus orígenes apostólicos y a su misión de dar testimonio de Cristo.
1314. Si un cristiano está en peligro de muerte, cualquier presbítero debe darle la Confirmación. En efecto, la Iglesia quiere que ninguno de sus hijos, incluso en la más tierna edad, salga de este mundo sin haber sido perfeccionado por el Espíritu Santo con el don de la plenitud de Cristo."

RESUMEN

1315. 'Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaría había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. Estos bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo; pues todavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo' [Hch 8,14-17 .].
1316. La Confirmación perfecciona la gracia bautismal; es el sacramento que da el Espíritu Santo para enraizarnos más profundamente en la filiación divina, incorporarnos más firmemente a Cristo, hacer más sólido nuestro vínculo con la Iglesia, asociarnos todavía más a su misión y ayudarnos a dar testimonio de la fe cristiana por la palabra acompañada de las obras.
1317. La Confirmación, como el Bautismo, imprime en el alma del cristiano un signo espiritual o carácter indeleble; por eso este sacramento sólo se puede recibir una vez en la vida.
1318. En Oriente, este sacramento es administrado inmediatamente después del Bautismo y es seguido de la participación en la Eucaristía, tradición que pone de relieve la unidad de los tres sacramentos de la iniciación cristiana. En la Iglesia latina se administra este sacramento cuando se ha alcanzado el uso de razón, y su celebración se reserva ordinariamente al obispo, significando así que este sacramento robustece el vínculo eclesial.
1319. El candidato a la Confirmación que ya ha alcanzado el uso de razón debe profesar la fe, estar en estado de gracia, tener la intención de recibir el sacramento y estar preparado para asumir su papel de discípulo y de testigo de Cristo, en la comunidad eclesial y en los asuntos temporales.
1320. El rito esencial de la Confirmación es la unción con el Santo Crisma en la frente del bautizado [y en Oriente, también en los otros órganos de los sentidos], con la imposición de la mano del ministro y las palabras: 'Accipe signaculum doni Spiritus Sancti' ['Recibe por esta señal el Don del Espíritu Santo'], en el rito romano; 'Sello del Don del Espíritu Santo', en el rito bizantino.
1321. Cuando la Confirmación se celebra separadamente del Bautismo, su conexión con el Bautismo se expresa entre otras cosas por la renovación de los compromisos bautismales. La celebración de la Confirmación dentro de la Eucaristía contribuye a subrayar la unidad de los sacramentos de la iniciación cristiana.

Catecismo de la Iglesia Católica


lunes, 22 de febrero de 2010

Ornamentos de la Misa

Ornamentos de la Misa

La Eucaristía es la conmemoración del sacrificio de Cristo conforme la actualización cristiana del rito de la Pascua judía. En la Pascua judía se conmemora la salida de Egipto (leer Exodo 12), en la Pascua cristiana se conmemora la salvación por la muerte en la cruz de Jesús (la palabra "Pascua" viene de un término hebreo que significa "paso").

El libro que usa en padre para leer se llama "misal", el cual reposa sobre un "atril" en el altar. El misal recuerda el libro judío que contiene el Seder o ritual de la pascua, libro denominado Hagadá.

• Lo mismo que en la cena judía de Pascua, en el altar católico durante la misa se colocan dos cirios.

La bata blanca del padre se llama "alba" y significa la pureza.

• El padre se ajusta el alba con un cordón denominado "cíngulo", el cual representa el dominio de sí.


La especie de bufanda que se pone el sacerdote es la "estola", que representa el poder sacerdotal y que tiene origen en el manto de oración de los judíos; debe utilizarse cuando se administran sacramentos.

El manto que utiliza el celebrante sobre el alba es la casulla.


Los colores de la casulla y de la estola varían según la época del año (o sea, según el tiempo litúrgico) o la fiesta que se celebre.

La especie de pañuelo que se coloca sobre el cáliz es el "purificador".

El plato plano que se coloca sobre el cáliz es la patena.

El incienso que se quema es la continuación del uso judío de ese elemento, ordenado por Yavé desde los tiempos del Arca de la Alianza:

"Harás también un altar para quemar el incienso." (Ex 30, 1)

Y dice el libro primero de las Crónicas:

"Aarón fue separado juntamente con sus hijos para consagrar por siempre las cosas muy sagradas, para quemar incienso ante Yavé, para servirlo y para bendecir en su nombre por siempre." (1 Cr 23, 13)
• La hostia, una vez consagrada por el sacerdote, es el cuerpo de Cristo; el vino, será la sangre de Cristo. Y no en forma figurada.

En la cena judía de Pascua se comía cordero, el cual cumplía la función de tomar sobre sí los pecados de los comensales. En la Pascua católica, se come con la hostia el cuerpo y sangre de Jesucristo (por eso el pan y el vino), el Cordero de Dios que toma sobre sí los pecados del mundo:

"Al día siguiente Juan vio a Jesús que venía a su encuentro, y exclamó: “Ahí viene el Cordero de Dios, el que carga con el pecado del mundo." (Jn 1, 29)

Es Jesús quien ordena comer su cuerpo y beber su sangre:

"Los judíos discutían entre sí: “¿Cómo puede éste darnos a comer carne?” Jesús les dijo: “En verdad les digo que si no comen la carne del Hijo del Hombre y no beben su sangre, no tienen vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre vive de vida eterna, y yo lo resucitaré el último día. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él." (Jn 6, 52-55)

El día en que Jesús instituye el sacerdocio con sus apóstoles, en la Ultima Cena, ordena celebrar la misa:

"Esto es mi cuerpo, que es entregado por ustedes. Hagan esto en memoria mía.” Hizo lo mismo con la copa después de cenar, diciendo: “Esta copa es la alianza nueva sellada con mi sangre, que es derramada por ustedes”. " (Lc 22, 19-20)

Otros elementos son:

• Corporal: Pieza cuadrada de tela sobre la que descansa la Eucaristía. Sobre ella se pone la patena y el cáliz durante la Misa. Antiguamente la Sagrada Hostia descansaba directamente sobre el corporal desde el ofertorio hasta la fracción. También se pone debajo de la custodia durante la Exposición del Santísimo.
Debe de ser de lino o cánamo y no de otro tejido. No debe llevar bordado mas que una pequeña cruz. Para guardarlo debe doblarse en nueve cuadrados iguales.

• Caliz: Recipiente en forma de copa con ancha apertura. En la Liturgia cristiana, el cáliz es el vaso sagrado por excelencia, indispensable para el sacrificio de la Santa Misa ya que debe contener el vino que se convierte en la Sangre Preciosísima de Cristo.
El cáliz nos recuerda ciertos pasajes bíblicos en los cuales Jesús asocia a si mismo y de una nueva manera, el uso de una copa: los discípulos ¨tomarán de la copa que Jesús tomarᨠ(Mc 10: 38). En al Última Cena, la copa contenía vino que ¨es Su Sangre¨, y en Getsemaní Jesús ora para que si es posible, se aparte de él ¨la copa¨.
Su forma, materia y estilo han variado mucho en el curso de la historia. Los cálices solían ser de oro y tenían a veces un valor extraordinario. Debe, preferiblemente, para el cáliz metales preciosos. No puede ser hecho de ningún material que absorba líquidos. El pie o soporte puede ser de otra materia. El Cáliz debe consagrarse exclusiva y definitivamente para el uso sagrado en la Santa Misa.

• Bolsa del Corporal:Donde se guarda el corporal una vez terminada la Santa Misa

• Copón: Vaso con tapa en que se conservan las Sagradas Hostias, para poder llevarlas a los enfermos y emplearla en las ceremonias de culto. En la actualidad los copones suelen ser de menos estatura que los cálices para distinguirlos de estos.

• Custodia: Recipiente sagrado donde se pone la Eucaristía de manera que se pueda ver para la adoración. También se le llama ostensorium, del latín ostendere, mostrar.
Hay gran variedad de tamaños y el estilos. Generalmente alrededor de la Eucaristía se representan rayos que simbolizan las gracias conferidas a los que adoran.

• Gremial: Paño cuadrado que se ciñe el obispo durante ceremonias litúrgicas, por ejemplo en el lavatorio de los pies de la Misa del Jueves Santo. El gremial de seda y encaje para las misas pontificas ya no se usa. Uno de lino u otro material puede utilizarse.

• Hijuela: Paño blanco que se coloca sobre la patena (paño circular), o sobre el cáliz (paño cuadrado).

• Hisopo: Utensilio con que se esparce el agua bendita, consistente en un mango que lleva en su extremo un manojo de cerdas o una bola metálica hueca y agujereada para sostener el agua. Se usa con el acetre.

• Acetre: Caldero de agua bendita que se usa para las aspersiones litúrgicas. El agua se recoge del acetre y se dispersa con el hisopo.

• Incienso: Resinas aromáticas, en forma granulada o en polvo, que se queman en el incensario durante algunas liturgias. Su humo tiene fragancia. Cuando se bendicen son un sacramental. Quema incienso significa celo y fervor; su fragancia: virtud; el humo que se eleva: las oraciones que ascienden al cielo. Se usa en la Misa para el libro de los Evangelios, el altar, el pueblo de Dios, los ministros y el pan y el vino. Se usa también en la bendición con el Santísimo, en procesiones.

• Incensario: Utencilio para incensar en las ceremonias litúrgicas.

• Lavabo: Primera persona del sing. del futuro de ind. de lavare.

• Luneta: Pieza de oro, o dorada, en que se encierra la Sagrada Hostia para ser expuesta. Ver también "custodia" y "luneta".

• Mitra: Utilizada por los obispos en la liturgia, símbolo del episcopado. En el "Cæremoniale Romanum" aparecen tres tipos de mitras:
1- la "mitra pretiosa" para cuando se utiliza el Te Deum en el Oficio Divino, es la mas ornamentada.
2- "auriphrygiata", para el adviento y la cuaresma.
3- "simplex", para días de ayuno y penitencia, Viernes Santo y funerales.


• Naveta: Recipiente, muchas veces en forma de pequeña nave, para el incienso que se utiliza en las ceremonias.

• Palia: Lienzo para cubrir el cáliz

• Patena: Plato redondo donde se pone la Sagrada Hostia. Debe ser de metal precioso como el cáliz y también debe ser consagrado exclusiva y definitivamente para el uso en la Santa Misa.

• Pectoral: Cruz que llevan al pecho los obispos.

• Purificador: Pequeño lienzo que utiliza el sacerdote en la Misa para purificar el cáliz.


• Velo Humeral: Paño que cubre los hombros del ministro cuando lleva el Santísimo Sacramento en procesión o cuando da la bendición con El.

• Velo del Cáliz: El que cubre el cáliz fuera del ofertorio y el canon de la misa. Es del mismo color litúrgico que los ornamentos.
• Vinajeras: Las vasijas para el vino y el agua que se usan en la Santa Misa. Generalmente son de cristal y se colocan en una bandeja pequeña. Es permitido que sean de otro material (bronce, plata, oro e incluso de cerámica bien sellada) siempre y cuando puedan dignamente contener los líquidos.
Usualmente tienen asas y tapones. Son de diferentes estilos y tamaños. Tradicionalmente, para evitar confusión al utilizarlas, las vinajeras se gravaban las iniciales "V" y "A", por el latín vinum y aqua.
Las vinajeras junto con las hostias no consagradas pueden ser llevadas en procesión por dos fieles y presentadas al sacerdote durante el Ofertorio.


• Viril: Pieza redonda, tradicionalmente de cristal transparente con borde de oro o dorado, en que se pone la Sagrada Hostia para sostenerla en la Custodia. También se usa un viril para guardar reliquias en un relicario. Ver también "luneta"

Ministerios de laicos para una comunidad celebrante




Ministerios de laicos para una comunidad celebrante


Una de las novedades más significativas de la última reforma litúrgica del Vaticano II, ha sido que también los laicos participan ahora en los varios ministerios.

En este tema vamos a ofrecer una sencilla reflexión sobre esos ministerios, pero comenzaremos nuestro estudio definiendo primero unos conceptos de gran importancia para el buen entendimiento del tema:


¿Quién es el laico?

La palabra laicos, viene del griego “laikos” que significa persona que pertenece al pueblo.

Son laicos los fieles cristianos que por el bautismo y la confirmación han quedado integrados a la comunidad cristiana.

Además de participar en la liturgia, orando, cantando, puede participar en los diversos ministerios como lectores, acólitos, monitores, músicos, etc.

En la comunidad cristiana hay:

- Ministerios ordenados (sacerdote, obispo, diácono).

- Ministerios instituidos que en la terminología que ha quedado en la iglesias desde que Pablo VI en 1972 suprimiera las órdenes menores y dejara dos ministerios instituidos el del lector y acólito.

- Ministerios reconocidos (monaguillos, cantores, etc.)

En el caso de los ministerios de hecho o reconocidos. No hay distinción entre hombre y mujer. Mientras que en los instituidos solo se pueden encomendar a varones.


¿Qué son las órdenes menores?

Se llama desde el siglo III órdenes menores al lectorado, acolitado, ostiariado y exorcistado. Pablo VI las suprimió y dejó dos ministerios: lector y Acólito en torno a la palabra y al altar.

En conclusión:

Los ministerios instituidos son:

Acólito
Lector

Los ministerios reconocidos o de hecho son:

Acólito y lector no instituidos.
Salmista, cantor, monitor, sacristán, etc.


Acólito:

La palabra acólito viene del griego “akolutein” que significa acompañar, seguir.


Acólitos Instituidos

El ministerio del acólito, es muy antiguo en la iglesia, fue parte de las órdenes menores.

La función de estos acólitos en sentido propio, es la de ayudar al diácono y al sacerdote en el servicio del altar, preparar y purificar los vasos sagrados en ausencia del diácono, coordinar los otros ministerios, promoviendo la formación y la espiritualidad del equipo litúrgico y también fuera de la esfera litúrgica, cuidarse de las obras de caridad y beneficencia. Son ministerios extraordinarios de la distribución de la Eucaristía así como la exposición del Santísimo aunque no pueden a diferencia de los diáconos dar la bendición final.


Los monaguillos (acólitos de hecho)

Son los niños o jóvenes que ayudan al diácono, al sacerdote o al obispo en la celebración litúrgica y otros ministerios del altar. También se les llama monaguillos o sea monjes pequeños. En italia se les llama cleriguitos. En catalán se les llama escolanos y en Alemania Ministrantes.


La actuación y las actitudes de los acólitos:

No es el mero hecho de moverse y ser útiles en una celebración, la presencia de los acólitos en medio de una comunidad, abarcan más aspectos que afectan a su formación, su espiritualidad, su forma de actuar. Entre estos aspectos tenemos:

a) Ante todo debe cuidar su formación espiritual y litúrgica. Así realizarán mejor su ministerio si van recibiendo oportunamente la iniciación a estas actitudes eucarísticas y litúrgicas.

b) Deben tener un adecuado sentido de lo sagrado que es la mejor condición para que su actuación sea digna, respetuosa, para la comunidad. Su modo de moverse con serenidad y no con precipitación, su aproximación reverente al altar y a todo el ministerio al que sirven, suelen ser fruto de una motivación catequística y de unas convicciones que alguien les ha ayudado a adquirir.

c) Debe tener una actitud celebrativa. Sus gestos y posturas y su atención activa hacia los varios polos de acción, debe mostrar que se sientan miembros de una comunidad que celebra, escucha, ora, canta y participa de un modo más expresivo que en otras personas que no están tan a la vista de la comunidad.

d) Debe descubrir las varias presencias de Cristo en la celebración:

- En la comunidad cristiana reunida:
Por tanto debe amar y servir a la comunidad que es la suya y en la que está presente Cristo Jesús.
- En la Palabra de Dios que se proclama.
Por tanto deberán hacer esfuerzos por conocer cada vez mejor esta palabra y escucharla con atención en cada celebración.
- En la persona del Sacerdote u Obispo.
Deberán tener como honra, realizar el ministerio que Dios les ha confiado ayudar al Presidente que es el mismo Cristo.
- De modo especial en el Pan y el Vino.
Por tanto deberán amar la Eucaristía, acercarse con respeto al altar y expresar con su modo de actuar su fe en la presencia de Cristo y en la dignidad de la Eucaristía, que la comunidad celebra.

e) Debe tener un buen espíritu de grupo. Por tanto deben apreciar y ser fieles a sus reuniones, a sus programas de formación, a las actividades culturales y recreativas.


El lector:

Este ministerio es uno de los más importantes, ya que con la proclamación de las lecturas, el lector ayuda a la comunidad a captar en los mejores condiciones posibles la palabra de Dios.

El lector es instituido por el Obispo o por el superior mayor de los institutos religiosos clericales.

Al lector no sólo se le encomienda la proclamación de las lecturas de un modo oficial y estable, sino también el encargo de formar a los lectores no instituidos, etc.

Además de los lectores instituidos, que son exclusivamente varones, en las comunidades cristianas, ejercitan este ministerio de una manera más o menos estable, hombres y mujeres.

A estos se les pide que estén aptos y diligentemente preparados.

Este ministerio es demasiado serio para que se pueda improvisar.

El leccionario (OLM55) nos dice que el lector debe tener una preparación espiritual y técnica.

La preparación espiritual debe ser ante todo bíblica, de modo que el grupo de lectores tenga una idea básica del lenguaje de la biblia y de sus géneros literarios. El lector debe entender lo que va a leer, saber que clase de paisaje es (profético, poético, histórico), haber comprendido cuál es la palabra o la frase decisiva, cual es el mensaje central.

La preparación espiritual del lector requiere además un conocimiento litúrgico o sea una cierta percepción del sentido y estructura de la liturgia de la palabra.

También debe tenerse en cuenta la preparación técnica: cuidar la voz, educarla, conocer las características del micrófono, leer del mismo leccionario.


Sacristán:

El sacristán es el encargado de guardar, cuidar y preparar los objetos necesarios en la liturgia. Se responsabiliza de la sacristía y de la iglesia.
El sacristán o sacristana es uno de los ministerios o servicios más visibles encomendado a Laicos. Son muchas las cosas que se le piden:

1. Mantener en orden y buen estado los locales como ser: sacristía, presbiterio, abrir y cerrar las puertas a su debido momento.

2. Cuidarse de los toques oportunos de campanas.

3. Asegurar la limpieza y el buen uso de los objetos relativos al culto como ser libros, objetos, vasos sagrados, etc.

4. Preparar las celebraciones en su aspecto material como ser libros, vestidos, iluminación, pan y vino etc.

5. Procurar que en la sacristía se cree un clima de paz y oración que favorezca la preparación espiritual.

De un sacristán se espera también que tenga las cualidades humanas propias de una persona que ha de recibir a muchos que viene a su territorio. Estas cualidades son: paciencia, amabilidad, disponibilidad y ante todo debe ser prudente, evitar hacer comentarios de los ministros, etc.

También tendría que tener un conocimiento litúrgico de las celebraciones y su estructura, tiempos litúrgicos y fiestas, uso de los libros, etc.


Monitor:

Es el encargado de las moniciones u orientaciones para ayudar al desarrollo de la celebración.

El misal lo define como el comentarista que hace las explicaciones y da avisos a los fieles para introducirlos en la celebración y disponerlos a entenderla mejor.(TGMR68).

Este es un ministerio litúrgico muy antiguo que normalmente asumía el diácono.


Cantor:

Uno de los ministerios que se realizan a favor de la comunidad celebrante es el de cantar.

Ya desde los primeros siglos tuvo importancia y también ahora ayuda a una celebración más expresiva y digna cantando el salmo responsorial, cordero de Dios, cantos de comunión, etc.

Las cualidades de un buen cantor deben ser:

1. Conocimiento técnico, es decir, conocer los cantos, estar bastante seguro de su melodía y de su ritmo, saber entonar, darse cuenta de si están demasiados altos o bajos para la tesitura de la comunidad.

2. Debe poseer cualidades humanas y pedagógicas, es decir un arte de saber estar delante de una asamblea, la expresión de la cara, el mover los brazos y dar expresión a las manos.

3. Debe mostrarse sobrio y no espectacular, es decir, no ser protagonista y centro sino servidor y ministro de la oración común.

4. Debe tener sensibilidad litúrgica, es decir, saber escoger los cantos de acuerdo al tiempo y que de verdad se introduzca en la Eucaristía.


Maestro de Ceremonias:

El maestro de ceremonias, en colaboración con el presidente y los otros ministros prepara y dirige la celebración (IGMR69).

Es el ceremonial de los obispos (CE 34-36) el que mejor describe su misión, precisamente en las celebraciones presidas por obispo que pueden ser más complicadas y requieren más cuidado en su ritmo y realización.

El maestro de ceremonias prepara todo detalladamente y luego dirige los diversos momentos de la celebración, coordina los ministerios y ayuda a que el ritmo de la acción litúrgica sea la más adecuada posible para la participación activa de toda la comunidad. Y esto lo realiza con discreción, paciencia, diligencia y fe profunda, participando el mismo primero en el ministerio que se celebra. Por eso además de conocer la técnica y dinámica de la celebración, debe estar imbuido de espíritu litúrgico y de sentido pastoral.

Este ministerio lo realiza fundamentalmente el diácono o en su ausencia un sacerdote, cualquier ministro ordenado o un laico bien preparado


Salmista:

El ministerio de cantar como salmista, es uno de los más importantes que pueden realizar los laicos en la celebración.

El ministerio de salmista está hecho de técnica musical y de fe.

El salmista sabe música y realiza su ministerio pensando en ayudar a la comunidad.

El salmista realiza su ministerio desde el ambón porque el salmo es también palabra de Dios y lo hace un ministro distinto del que ha proclamado la 1era. lectura.

Autor: Committee on the Liturgy Fuente: United States Conference of Catholic Bishops


Posturas y Gestos Corporales en la Misa



En la celebración de la Misa levantamos nuestros corazones, nuestras mentes y nuestras voces a Dios, pero somos criaturas compuestas tanto de cuerpo como de alma y es por esto que nuestra oración no está confinada a nuestras mentes, a nuestros corazones y a nuestras voces, sino que también se expresa en nuestro cuerpo. Cuando nuestro cuerpo participa en nuestra oración, rezamos con toda nuestra persona, como espíritus personificados tal como Dios nos creó. Este compromiso de todo nuestro ser en oración nos ayuda a orar con una mejor atención.


Durante la Misa asumimos diferentes posturas corporales: nos ponemos de pie, nos ponemos de rodillas, nos sentamos y también somos invitados, a realizar una serie de gestos. Estas posturas y gestos corporales no son meramente ceremoniales. Tienen un significado profundo, así, cuando se realizan con comprensión, pueden realzar nuestra participación personal en la Misa. De hecho, estas acciones representan la manera en que comprometemos nuestro cuerpo en la oración, que es la Misa.

Cada postura corporal que asumimos en la Misa enfatiza y refuerza el significado de la acción en la que estamos participando en ese momento en nuestro culto.

Ponernos de pie es un signo de respeto y honor, así que nos ponemos de pie cuando el celebrante, en representación de Cristo, entra y sale de la asamblea.

Desde los inicios de la Iglesia, esta postura corporal ha sido interpretada como una postura de aquellas personas elevadas con Cristo y que están en la búsqueda de cosas superiores.

Cuando nos ponemos de pie para la oración, asumimos nuestra estatura completa ante Dios, no con orgullo, sino con una humilde gratitud por las cosas maravillosas que Dios ha hecho al crearnos y redimirnos. Por medio del Bautismo, se nos ha dado a compartir una parte de la vida de Dios y la posición de pie es un reconocimiento de este don maravilloso.

Nos ponemos de pie para escuchar el Evangelio, la cúspide de la revelación, las palabras y las escrituras del Señor. Nos ponemos de pie para la recepción de la Comunión, el sacramento que nos une de la manera más profunda posible con Cristo quien, ahora gloriosamente resucitado de entre los muertos, es la causa de nuestra salvación.

En los inicios de la Iglesia, la postura de rodillas simbolizaba la penitencia: ¡la consciencia del pecado nos derrumba!

La postura de rodillas estaba tan íntegramente identificada con la penitencia que a los antiguos cristianos se le prohibía arrodillarse los domingos y durante la Semana Santa, en que el espíritu prevalecedor de la liturgia era de gozo y acción de gracias.

Durante la Edad Media, la posición de rodillas significaba que un vasallo le rendía homenaje a su amo. Más recientemente, esta postura ha venido a significar adoración.

La posición sentada es para escuchar y meditar, de esta forma, la congregación toma asiento durante las lecturas previas al Evangelio y puede, del mismo modo, sentarse durante el período de meditación que le sigue a la Comunión.

Los gestos también comprometen a nuestro cuerpo en la oración. Uno de los gestos más comunes es la Señal de la Cruz, con la que damos inicio a la Misa, y con la que, en la forma de una bendición, ésta concluye.

Ya que debido a Su muerte en la cruz, Cristo redimió a la humanidad, nos hacemos la señal de la cruz en nuestra frente, labios y corazones al inicio del Evangelio. Sobre este tema, el Reverendo Padre Romano Guardini, un erudito y profesor de liturgia, escribió lo siguiente:

Cuando nos hagamos la señal de la cruz, que ésta sea una verdadera señal de la cruz. En lugar de un gesto menudo y apretado que no proporciona ninguna noción acerca de su significado; hagamos, en vez, una gran señal, sin nigún apuro, que empiece desde la frente hasta nuestro pecho, de hombro a hombro, sintiendo conscientemente cómo incluye a todo nuestro ser, nuestra mente, nuestra actitud, nuestro cuerpo y nuestra alma, cada una de nuestras partes en un solo momento, cómo nos consagra y nos santifica ...(Señales Sagradas, 1927).

Sin embargo, existen otros gestos corporales que intensifican nuestra oración en la Misa. Durante el "Yo Confieso", la acción de golpear nuestro pecho en el momento de formular las palabras "por mi culpa" puede fortalecernos y hacernos más conscientes de que nuestro pecado es por nuestra culpa.

En el Credo, estamos invitados a hacer una venia en el momento de formular las palabras que conmemoran la Encarnación: "fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen y se hizo hombre".

Este gesto significa nuestro profundo respeto y gratitud a Cristo quien, por medio de Dios, no dudó ningún momento en venir entre nosotros como un ser humano y compartir nuestra condición humana para salvarnos del pecado y restablecer nuestra amistad con Dios. Esta gratitud se expresa aún con una mayor solemnidad durante la Fiesta de la Anunciación del Señor y en la Navidad, en que hacemos una venia cuando escuchamos estas palabras.

Nos ponemos de pie como familia de Dios, establecida como tal por el Espíritu de adopción. En la plenitud de ese mismo Espíritu, invocamos a Dios como Padre. Después del Padrenuestro viene el Saludo de la Paz, gesto mediante el cual expresamos por medio de un apretón de manos y el saludo de la paz que lo acompaña, que estamos en paz con nosotros mismos y que no guardamos enemistad.

Este intercambio es simbólico. Compartir la paz con las personas a nuestro alrededor representa para nosotros y para ellos la totalidad de la comunidad de la Iglesia y de toda la humanidad.

Por último, en la nueva Instrucción General, se nos pide que hagamos una señal de reverencia, a ser determinada por los obispos de cada país o región, antes de recibir de pie la Comunión. Los obispos de este país han determinado que la señal que ofreceremos antes de la Comunión será una venia, un gesto por medio del cual expresamos nuestra reverencia y honramos a Cristo, quien viene a nosotros como alimento espiritual.

Además de servir como un medio en la oración de los seres compuestos de cuerpo y alma, las posturas y los gestos corporales que hacemos en la Misa cumplen otra función muy importante. La Iglesia ve en estas posturas y gestos corporales comunes tanto un símbolo de unidad de aquellos que han venido a reunirse para rendir culto como un medio para afianzar dicha unidad.

No estamos libres de cambiar estas posturas de acuerdo a nuestra propia piedad, ya que la Iglesia deja bien claro que nuestra unidad en las posturas y gestos corporales son una expresión de nuestra participación en un Cuerpo formado por las personas bautizadas con Cristo, nuestra cabeza.

Cuando nos ponemos de pie, cuando nos arrodillamos, cuando nos sentamos, cuando hacemos una venia y lo mismo cuando hacemos una señal como una acción en común, atestiguamos sin ambigüedad que somos en verdad el Cuerpo de Cristo, unidos en el corazón, la mente y el espíritu.


Autor: Committee on the Liturgy Fuente: United States Conference of Catholic Bishops






Colores Litúrgicos



Tienen también su sentido. Por un lado, expresan lo característico de los misterios de la fe que se celebran, y por otro lado, exteriorizan con mayor eficacia el sentido progresivo de la vida cristiana a lo largo del año litúrgico. Son como los semáforos para orientar nuestro camino y nuestra peregrinación al cielo. También nosotros nos ponemos un vestido de color según el tiempo, la estación, la fiesta o la circunstancia que celebramos. La Iglesia es pedagoga, maestra que enseña con todo lo que nos ofrece en la liturgia.

Desde el Papa Inocencio III (siglos XII y XIII) quedaron como oficiales, para la liturgia, los siguientes colores: blanco, rojo, verde, morado y el negro. Y, aunque el simbolismo de los colores cambia de cultura a cultura, sin embargo, podemos dar a los colores litúrgicos un simbolismo que hasta ahora la Iglesia ha aceptado.
• Blanco: simboliza la luz, la gloria, la inocencia. Por eso se emplea en los misterios gozosos y gloriosos del Señor, en la dedicación de las Iglesias, en las fiestas, en las conmemoraciones de la Virgen, de los ángeles, de los santos no mártires, y en la administración de algunos sacramentos (primera comunión, confirmación, bodas, orden sagrado).
• Rojo: es el color más parecido a la sangre y al fuego, y por eso es el que mejor simboliza el incendio de la caridad y el heroísmo del martirio o sacrificio por Cristo. Se emplea para el Domingo de Pasión (domingo de Ramos), Viernes Santo, Pentecostés, fiestas de la Santa Cruz, apóstoles, evangelistas y mártires.
• Verde: indica la esperanza de la criatura regenerada y el ansia del eterno descanso. Es también signo de vida y de frescura y lozanía del alma cristiana y de la savia de la gracia de Dios. Se usa los domingos y días de semana del tiempo ordinario. En la vida ordinaria debemos caminar con la esperanza puesta en el cielo.
• Morado o violeta: es el rojo y negro amortiguados o si se quiere, un color oscuro y como impregnado de sangre; es signo de penitencia, de humildad y modestia; color que convida al retiro espiritual y a una vida algo más austera y sencilla, exenta de fiestas. Se emplea durante el Adviento y la Cuaresma, vigilias, sacramentos de penitencia, unción de enfermos, bendición de la ceniza. Y hoy reemplaza al negro, que se utilizaba en las exequias de difuntos.
• Negro: es el color de los lutos privados, domésticos y sociales. Hoy se cambia por el morado para que así resplandezca mejor el misterio Pascual.
• Rosa: es símbolo de alegría, pero de una alegría efímera, propia solamente de algunos días felices, de las estaciones floridas de cierta edad. Se puede usar en los domingos Gaudete y Laetare , tercer domingo de Adviento y Cuaresma, respectivamente. Es para recordar a los ayunadores y penitentes de esas dos temporadas la cercanía de la Navidad y Pascua.
• Azul: color del cielo. Se puede usar en las misas de la Virgen, sobre todo el día de la Inmaculada Concepción.

Todos estos colores deben estar marcados también en nuestro corazón:

• Debemos vivir con el vestido blanco de la pureza, de la inocencia. Reconquistar la pureza con nuestra vida santa.
• Debemos vivir con el vestido rojo del amor apasionado a Cristo, hasta el punto de estar dispuesto a dar nuestra vida por Cristo, como los mártires.
• Debemos vivir el color verde de la esperanza teologal, en estos momentos duros de nuestro mundo, tendiendo siempre la mirada hacia la eternidad.
• Debemos vivir el vestido morado o violeta, pues la penitencia, la humildad y la modestia deben ser alimento y actitudes de nuestra vida cristiana.
• Debemos vivir el vestido rosa, solo de vez en cuando, pues toda alegría humana es efímera y pasajera.
• Debemos vivir con el vestido azul mirando continuamente el cielo, aunque tengamos los pies en la tierra.

domingo, 21 de febrero de 2010

Diócesis Avellaneda - Lanús


Parroquias y Capillas por Decanato: (Ver Aquí)

Apostolado de la Oración



El Santo Padre indica para cada año, cuáles son las intenciones generales y misionales de la Iglesia en todo el mundo, por las que quiere que se ore. Las confía al Apostolado de la Oración a fin de que éste las difunda con la mayor amplitud posible.


Hora Santa: 1 er Viernes de cada Mes.

Grupo Hermandad del Rocío - 1er Domingo de cada mes


El primer domingo de cada mes nos reunimos para celebrar la Santa Misa recordando a Nuestra Señora del Rocío.


El Rocío es el grito más expresivo de fe y el llanto más apasionado de Andalucía a Santa María.

La Virgen del Rocío es el auxilio y la fortaleza de los hombres frente a las necesidades, a los problemas de cada uno, tanto en la salud como en el trabajo, tanto en el hogar como en la escuela,... Ella es la mediación ante Cristo–Jesús, hermano entre los hombres; porque para el auténtico rociero, la última conmoción del sentimiento la tiene cuando sus ojos se detienen ante el Pastorcito Divino, que esta en las manos amorosas de su Madre. Es la sabiduría de un pueblo sencillo que sabe ganarse el corazón de su Madre, para llegar al corazón de su Hijo. A Ella la miramos a la cara para pedirle ayuda ante las necesidades: por la salud, por ese puesto de trabajo, por esas notas en los exámenes, y por tantas y tantas cosas... pero también La miramos para agradecerle las alegrías que a Ella le hemos implorado y que nos han sido concedidas; y también La miramos para darle las gracias por esa intercepción ante Dios Nuestro Señor, cualquiera que haya sido el resultado. El ROCÍO... es la Virgen, y hacia Ella tienden y miran sus devotos; con la alegría que cualquiera experimenta al estar al lado de su madre. (Leer más)

Buscar este blog