Entradas

Mostrando entradas de marzo 4, 2018

CUARESMA ¡ESTACIÓN DE CARGA!

Imagen
Abre el depósito de tu corazón. La Palabra del Señor te llenará del combustible necesario para seguir caminando. El te empujará y te guiará, incluso, por los caminos más insospechados por ti.


Apaga el motor de tus agobios y de tus obligaciones. El silencio o la contemplación te harán sentir lapaz que tu mente y tu vida necesita. No es bueno ir deprisa ni preocuparse demasiado.


No mires el “cuánto cuesta” cargarse de Dios. A veces, lo más caro en el mundo, es lo más barato para alcanzar la felicidad. Tal vez, con tu voluntad, de momento es suficiente. Dios, pondrá lo demás.


Limpia el parabrisas de tu mirada. Las imágenes que nos sacuden todos los días nos hacen tener una visión demasiado pesimista del mundo.


Mientras Dios, llena tu interior, disfruta de su fuerza. Pídele que nunca te falte su asistencia en tus decisiones, problemas e inquietudes.
Reajusta, en estos cuarenta días, las piezas que no encajan en tu forma de actuar, juzgar o vivir. La Cuaresma es un buen taller para que Jesús a…

Lectura de la profecía de Oseas 6, 1-6

«Vengan, volvamos al Señor: Él nos ha desgarrado, pero nos sanará; ha golpeado, pero vendará nuestras heridas. Después de dos días nos hará revivir, al tercer día nos levantará, y viviremos en su presencia. Esforcémonos por conocer al Señor: su aparición es cierta como la aurora. Vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia de primavera que riega la tierra».
¿Qué haré contigo, Efraím? ¿Qué haré contigo, Judá? Porque el amor de ustedes es como nube matinal, como el rocío que pronto se disipa. Por eso los hice pedazos por medio de los profetas, los hice morir con las palabras de mi boca, y mi juicio surgirá como la luz. Porque Yo quiero amor y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos.
Palabra de Dios.


Dios llama a nuestro corazón y reclama corazones sinceros y fuertes. Corazones de hombres dispuestos, disponibles y valientes. Hombres comprometidos y coherentes de palabra y de obra. Hombres que “vivan“ y ayuden a vivir. Hombres que no enarbolen banderas o alcen la voz para después dilui…

SALMO RESPONSORIAL 50, 3-4. 18-21ab

R.El Señor quiere amor y no sacrificios.
¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado!R.
Los sacrificios no te satisfacen; si ofrezco un holocausto, no lo aceptas: mi sacrificio es un espíritu contrito, Tú no desprecias el corazón contrito y humillado.R.
Trata bien a Sión, Señor, por tu bondad; reconstruye los muros de Jerusalén. Entonces aceptarás los sacrificios rituales: las oblaciones y los holocaustos.R.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 18, 9-14

Imagen
Refiriéndose a algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás, Jesús dijo esta parábola: Dos hombres subieron al Templo para orar; uno era fariseo y el otro, publicano. El fariseo, de pie, oraba así: «Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, que son ladrones, injustos y adúlteros; ni tampoco como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago la décima parte de todas mis entradas». En cambio el publicano, manteniéndose a distancia, no se animaba siquiera a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: «¡Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador! » Les aseguro que este último volvió a su casa justificado, pero no el primero. Porque todo el que se eleva será humillado, y el que se humilla será elevado.
Palabra del Señor.

¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

En Cuaresma no sólo estamos llamados a rezar más, estamos llamados a rezar mejor. A veces no rezamos bien, rezamos subidos en l…

Los pasos de la Cuaresma

Imagen
El paso del desierto. Hay que saber conquistar espacios de silencio y de reflexión. El alejarnos del ámbito, en el cual nos desenvolvemos todos los días, nos proporciona salud psíquica y un encuentro con nosotros mismos y con Dios.
El paso de la oración. Este tiempo es fundamental para llamar al teléfono del cielo. Es cuestión de utilizar la tarjeta de la oración y el listín de la Biblia. Además, aunque el beneficio es grande para el que llama, el coste económico es nulo. Todo lo paga Dios.
El paso de la caridad.Si Jesús hace tanto por nosotros, hemos de responder con la misma generosidad por alguien y con algo. La limosna, lejos de ser una bandera, es la consecuencia del que desea identificarse con Jesucristo.
El paso de la conversión.En cuantas ocasiones, cuando vamos a adquirir un producto, comprobamos algún defecto y solicitamos el cambio del mismo. También el Señor, en este tiempo cuaresmal, ante su pasión, muerte y Resurrección, nos pide corregir errores.
El paso del tiempo. Estos 40 días son una et…

Libro de Oseas 14,2-10.

Así habla el Señor: 
Vuelve, Israel, al Señor tu Dios, porque tu falta te ha hecho caer. 
Preparen lo que van decir y vuelvan al Señor. Díganle: "Borra todas las faltas, acepta lo que hay de bueno, y te ofreceremos el fruto de nuestros labios. 
Asiria no nos salvará, ya no montaremos a caballo, ni diremos más "¡Dios nuestro!" a la obra de nuestras manos, porque sólo en ti el huérfano encuentra compasión". 
Yo los curaré de su apostasía, los amaré generosamente, porque mi ira se ha apartado de ellos. 
Seré como rocío para Israel: él florecerá como el lirio, hundirá sus raíces como el bosque del Líbano; 
sus retoños se extenderán, su esplendor será como el del olivo y su fragancia como la del Líbano. 
Volverán a sentarse a mi sombra, harán revivir el trigo, florecerán como la viña, y su renombre será como el del vino del Líbano. 
Efraím, ¿qué tengo aún que ver con los ídolos? Yo le respondo y velo por él. Soy como un ciprés siempre verde, y de mí procede tu fruto. 
¡Que el sa…

Salmo 81(80),6c-8a.8bc-9.10-11ab.14.17.

Oigo una voz desconocida que dice:
Yo quité el peso de tus espaldas 
y tus manos quedaron libres de la carga.
Clamaste en la aflicción, y te salvé.

Te respondí oculto entre los truenos,
aunque me provocaste junto a las aguas de Meribá.
Oye, pueblo mío, yo atestiguo contra ti, 
¡ojalá me escucharas, Israel!

No tendrás ningún Dios extraño, 
no adorarás a ningún dios extranjero:
yo, el Señor, soy tu Dios, 
que te hice subir de la tierra de Egipto. 

¡Ojalá mi pueblo me escuchara, 
e Israel siguiera mis caminos!
Yo alimentaría a mi pueblo con lo mejor del trigo 
y lo saciaría con miel silvestre.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 12,28b‑34

Imagen
En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó:
—«¿Qué mandamiento es el primero de todos?»
Respondió Jesús:
—«El primero es: "Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amaras al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser." El segundo es éste: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo." No hay mandamiento mayor que éstos.»
El escriba replicó:
—«Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.» Jesús, viendo que habla respondido sensatamente, le dijo: —«No estás lejos del reino de Dios.» Y nadie se abrevió a hacerle más preguntas.

Palabra del Señor.


¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

Para responder a la pregunta de aquel escriba, Jesús une dos te…

Novenario para Cuaresma: cómo vivirla

La eucaristía diaria. Para vivir el inmenso amor que Dios nos tiene y sentirnos fuertes por la comunión en Él y con Él.
La oración personal. Para dejarnos modelar por el Señor y tratar de “tú a tú” con quien tanto nos puede decir.
La penitencia. Para desintoxicarnos de aquellos elementos que impiden nuestra sensibilidad religiosa o nuestra apertura al Creador.
La limosna. Porque obras son amores. Porque, en el camino hacia nuestra pascua definitiva, hemos de imitar aquello que Jesús hizo: brindar amor.
Reflexión. En un mundo mediatizado por las prisas, los agobios y el estrés la cuaresma es un tiempo de desierto. Retirarnos unos minutos a una iglesia o buscar un espacio de silencio puede ser una buena terapia para el encuentro personal con Jesús.
Recuperar o reavivar ciertas prácticas devocionales. El viacrucis, la contemplación de la cruz o la lectura de la Pasión de Jesús según san Mateo, pueden servir para preparar una tierra fecunda para la Pascua.
Visitar a un enfermo o restablecer una amistad que quedó …

Lectura del libro de Jeremías 7, 23-28

Así habla el Señor: Ésta fue la orden que les di a sus padres el día que los hice salir de Egipto: «Escuchen mi voz, así Yo seré su Dios y ustedes serán mi Pueblo; sigan por el camino que Yo les ordeno, a fin de que les vaya bien». Pero ellos no escucharon ni inclinaron sus oídos, sino que obraron según sus designios, según los impulsos de su corazón obstinado y perverso; se volvieron hacia atrás; no hacia adelante. Desde el día en que sus padres salieron de Egipto hasta el día de hoy, Yo les envié a todos mis servidores los profetas, los envié incansablemente, día tras día. Pero ellos no me escucharon ni inclinaron sus oídos, sino que se obstinaron y obraron peor que sus padres. Tú les dirás todas estas palabras y no te escucharán; los llamarás y no te responderán. Entonces les dirás: «Ésta es la nación que no ha escuchado la voz del Señor, su Dios, ni ha recibido la lección. La verdad ha desaparecido, ha sido arrancada de su boca».
Palabra de Dios.

Se muestra la relación distante del pueb…

SALMO RESPONSORIAL 94, 1-2. 6-9 R.

¡Ojalá hoy escuchen la voz del Señor!
¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor, aclamemos a la Roca que nos salva! ¡Lleguemos hasta Él dándole gracias, aclamemos con música al Señor!R.
¡Entren, inclinémonos para adorarlo! ¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó! Porque Él es nuestro Dios, y nosotros, el pueblo que Él apacienta, las ovejas conducidas por su mano.R.
Ojalá hoy escuchen la voz del Señor: «No endurezcan su corazón como en Meribá, como en el día de Masá, en el desierto, cuando sus padres me tentaron y provocaron, aunque habían visto mis obras».R.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 11, 14-23

Imagen
Jesús estaba expulsando a un demonio que era mudo. Apenas salió el demonio, el mudo empezó a hablar. La muchedumbre quedó admirada, pero algunos de ellos decían: «Éste expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Príncipe de los demonios». Otros, para ponerlo a prueba, exigían de Él un signo que viniera del cielo. Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: «Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra. Si Satanás lucha contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino? Porque -como ustedes dicen- Yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul. Si Yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso, ustedes los tendrán a ellos como jueces. Pero si Yo expulso a los demonios con la fuerza de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes. Cuando un hombre fuerte y bien armado hace guardia en su palacio, todas sus posesiones están seguras, pero si viene otro más fuer…

Lectura del libro del Deuteronomio 4, 1. 5-9

Moisés habló al pueblo, diciendo: Y ahora, Israel, escucha los preceptos y las leyes que yo les enseño para que las pongan en práctica. Así ustedes vivirán y entrarán a tomar posesión de la tierra que les da el Señor, el Dios de sus padres. Tengan bien presente que ha sido el Señor, mi Dios, el que me ordenó enseñarles los preceptos y las leyes que ustedes deberán cumplir en la tierra de la que van a tomar posesión. Obsérvenlos y pónganlos en práctica, porque así serán sabios y prudentes a los ojos de los pueblos, que al oír todas estas leyes, dirán: «¡Realmente es un pueblo sabio y prudente esta gran nación!» ¿Existe acaso una nación tan grande que tenga sus dioses cerca de ella, como el Señor, nuestro Dios, está cerca de nosotros siempre que lo invocamos? ¿Y qué gran nación tiene preceptos y costumbres tan justas como esta Ley que hoy promulgo en presencia de ustedes? Pero presta atención y ten cuidado, para no olvidar las cosas que has visto con tus propios ojos, ni dejar que se aparte…

SALMO RESPONSORIAL 147, 12-13. 15-16. 19-20

R.¡Glorifica al Señor, Jerusalén!
¡Glorifica al Señor, Jerusalén, alaba a tu Dios, Sión! Él reforzó los cerrojos de tus puertas y bendijo a tus hijos dentro de ti.R.
Envía su mensaje a la tierra, su palabra corre velozmente; reparte la nieve como lana y esparce la escarcha como ceniza.R.
Revela su palabra a Jacob, sus preceptos y mandatos a Israel: a ningún otro pueblo trató así ni le dio a conocer sus mandamientos.R.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 5, 17-19

Imagen
Jesús dijo a sus discípulos: No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: Yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Les aseguro que no quedarán ni una i ni una coma de la Ley sin cumplirse, antes que desaparezcan el cielo y la tierra. El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos.
Palabra del Señor.
¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

Jesús en ocasiones no cumple algunos aspectos de la ley. Y es criticado por ello. Eso no significa que la ley sea para él inútil. El Evangelio de hoy nos lo dice. Jesús no ha venido a tirar a la basura la ley, sino a perfeccionarla.
Es curiosa la actitud de Jesús. A veces se salta la ley, sobre todo cuando tiene que beneficiar a personas. Y en otras ocasiones en mucho más exigente que la ley. Nos enseña así …

Decálogo para una buena Cuaresma

Imagen
Sustituir la carne por el pescado más caro (además de no ser testimonial) se puede convertir en contrasentido de unos días que deben ser extraordinarios por lo que hacemos y vivimos desde la Fe. Tal vez podamos incluir como “vigilias nuevas” otras tantas resumidas en este decálogo:
1. Dejar de ver la televisión nos hará ser más objetivos, y más reflexivos. La familia tendrá una oportunidad para aquella palabra no dicha por falta de tiempo.
2. Olvidar unos cigarrillos contribuirá a la limpieza de los pulmones y el riesgo de otras tantas enfermedades.
3. El hablar bien de Dios, además de estar en consonancia con el segundo mandamiento, será signo  de cultura, equilibrio, delicadeza y de recurso lingüístico.
4. Racionalizar los “tragos”, el vino o cualquier licor (amén de no multiplicar la vista por dos) nos arrancará del puro consumismo.
5. Hablar menos y rezar más puede ser un modo práctico de conservar bien las cuerdas vocales y la salud cristiana. La oración es el mejor cosmético para el corazón y el …